Euskadi.net

Estás en:
  1. euskadi.net
  2.  
  3. Personas
  4.  
  5. Salud: prevenir y curar

Por favor, introduce un término de búsqueda

  • Sede Electrónica
  • Zuzenean
  • Tráfico
  • Eguraldia

Fecha de publicación: 02/05/2012

Emotivo homenaje en el día de la Salud Laboral

Con motivo del Día Internacional de la Salud Laboral, el pasado 28 de abril el Ayuntamiento de Sopela celebró un acto en recuerdo de los trabajadores de Sopela fallecidos en accidente laboral.

Sopelako Udala

Luis, Jesus Mari eta Julio gogoan

El acto comenzó a la 13:00 en la plaza Jauregizar de Sopela. En el mismo, estuvieron presentes los familiares de los tres vecinos de Sopela que dejaron su vida en sus empresas en el año 2010. Asimismo, en el acto también han participado la alcaldesa de Sopela Saioa Villanueva, partidos políticos del pueblo, y organizaciones sindicales y sociales.

En el acto, miembros de la corporación han entregado a los familiares un recuerdo y se les ha bailado un aurresku. Después, en un jardín situado en las inmediaciones de la plaza Jauregizar, se ha inaugurado un monolito en honor de los tres fallecidos en accidente laboral. Han sido los familiares quienes han destapado la ikurrina que cubría la placa.

Para finalizar, en recuerdo de los tres trabajadores, sus familiares han plantado tres retoños de roble, castaño y avellano alrededor de la placa.

Manifiesto leído en el acto

El 28 de abril recordamos a los trabajadores y trabajadoras que han perdido la salud y la vida como consecuencia de las condiciones en las que desarrollan su actividad profesional y para reivindicar frente a las empresas y los poderes públicos unas condiciones de trabajo dignas, seguras y saludables.

En el año 2010 las muertes por accidentes en el trabajo se dispararon a unas cifras alarmantes, 86 en Euskal Herria, de los cuales 61 en la C.A.V y 28 en Bizkaia. Entre ellos y ellas tres vecinos de Sopela dejaron su vida en sus empresas y tres familias de nuestro pueblo conocieron el impacto cruel de una muerte tan inesperada como injusta.

En 2011 y 2012 las muertes en el trabajo han seguido sucediéndose, sin que hayamos tenido constancia de que haya afectado a algún vecino o vecina de Sopela. A estas muertes por accidente laboral habría que sumarles las muertes por enfermedades profesionales que superan con creces estos ya de por si alarmantes datos.

La muerte por accidentes en el trabajo y enfermedades profesionales no es un hecho fortuito. Constatamos que tras 17 años de la aprobación de la Ley de prevención de riesgos laborales, según datos obtenidos de encuestas oficiales, una de cada cuatro empresas sigue ajena a sus obligaciones preventivas básicas. Año tras año la evidencia demuestra que la precariedad alarmante, los acelerados ritmos de trabajo, el alargamiento de la jornada, el abaratamiento del despido, la falta de responsabilidad de la patronal, la falta de rigor de las administraciones y la falta de conciencia social están en el origen de la inmensa mayoría de estas muertes y de las graves enfermedades psicosociales y profesionales.

Los poderes públicos somos responsables en primera persona de la protección de los derechos de las personas a la vida y a la integridad física, así como la materialización  de los mismos en el entorno laboral. La siniestralidad laboral es cuestión que debe estar en la agenda de todas las administraciones con objeto de atajarla.

Desde el Ayuntamiento de Sopela nos sumamos a quienes en todo el mundo claman por el derecho a un trabajo digno y seguro, reclamando de una vez por todas que se valore la vida de los trabajadores y trabajadoras por encima del beneficio y la productividad económica.

La situación actual de crisis la están pagando los y las trabajadoras. Se invierte dinero público en rescatar bancos y negocios financieros, y se recortan inversiones y recursos directamente relacionados con la salud y la seguridad en el trabajo.

La situación actual esta suponiendo
Empeoramiento de las condiciones laborales y cambios bruscos en las cargas de trabajo
Aumento del desempleo y deterioro de la salud mental de la población
Menos prevención de riesgos laborales. Mayor incumplimiento de la Ley de Prevención de riesgos laborales
Reducción de las inversiones empresariales en este importante apartado.

Los efectos a la salud mencionados no afectan por igual a todas las personas, sino que se dan con mayor intensidad en colectivos más desfavorecidos con más probabilidades de paro de larga duración y por tanto tienen más riesgo de caer en la exclusión social.

Estamos convencidos de que la situación no es irreversible, es imprescindible la toma de conciencia de la sociedad, de las empresas y de las instituciones públicas que su actitud debe ser la de apoyar a los y las trabajadoras. Es necesario que las administraciones locales exijan a las administraciones superiores que apuesten por la mayoría trabajadora y su derecho a no perder la salud y la vida en el trabajo.

Por ello, en este 28 de abril del 2012 el Ayuntamiento de Sopela insta al resto de autoridades públicas a que no observen impasibles, a implicarnos a adoptar una posición activa en este derecho universal que tenemos que defender.

Y no podemos terminar este manifiesto sin expresar nuestro apoyo y solidaridad con las personas que han sufrido la siniestralidad laboral y de forma muy especial a las familias de Sopela que lo han sufrido en primera persona.

Compromiso con las personas