Euskadi.net

Estás en:
  1. euskadi.net
  2.  
  3. Personas
  4.  
  5. Salud: prevenir y curar

Por favor, introduce un término de búsqueda

  • Sede Electrónica
  • Zuzenean
  • Tráfico
  • Eguraldia

Tuberculosis

 

La tuberculosis es una enfermedad contagiosa producida por una bacteria conocida como "bacilo de Koch".

En la mayoría de los casos, esta enfermedad afecta a los pulmones, pero puede afectar también a otras partes del cuerpo. Cuando se trata de tuberculosis pulmonar, los síntomas más característicos son tos, dolor en el pecho o esputos con sangre. Pero otras veces los síntomas son más generales, como malestar, debilidad, pérdida de peso, fiebre y/o sudores nocturnos.

La tuberculosis se contagia de una persona a otra a través del aire.

Las bacterias salen al aire cuando una persona enferma con tuberculosis de los pulmones o de la garganta, tose o estornuda. Las personas que están a su alrededor pueden respirar esta bacteria e infectarse. La tuberculosis que se encuentra en otras partes del cuerpo, como los riñones o la columna dorsal, por lo general, no es contagiosa.

Muchas personas infectadas con la tuberculosis nunca desarrollan la enfermedad. En estas personas, la bacteria de la tuberculosis se queda latente durante toda la vida sin causar la enfermedad. Pero en otras, especialmente las personas que tienen sistemas inmunológicos débiles, las bacterias se activan y pueden causar la enfermedad.

La única forma que existe para saber si una persona está infectada con tuberculosis es mediante un examen que detecta una reacción a la prueba de tuberculina en la piel. Consiste en introducir una sustancia, tuberculina, en el antebrazo y medir a las 48-72 horas la reacción que se produce. Si la infección ha sido muy reciente, la prueba puede ser falsamente negativa y por ello puede ser recomendable repetir la prueba algunas semanas más tarde. Por otra parte, las personas vacunadas con BCG, es posible que tengan una reacción positiva a la prueba de tuberculina.

Para diagnosticar la enfermedad se utilizan también, entre otras pruebas, la radiografía de tórax o el análisis de muestras de esputo.

Tanto las personas con tuberculosis latente, consecuencia de una infección reciente, como las que han desarrollado la enfermedad, deben tomar tratamiento. La medicina que frecuentemente se usa para el tratamiento de la infección latente de tuberculosis se llama isoniazida o INH y debe tomarse durante 6-9 meses. Si hay que tratar la enfermedad se utilizan diferentes fármacos que hay que tomar al mismo tiempo durante al menos 6 meses, para que sea mayor la probabilidad de matar todas las bacterias y evitar que se hagan resistentes.

La tuberculosis es una enfermedad que hay que declarar a las autoridades sanitarias. Para combatir la enfermedad es necesaria la detección precoz de enfermos e infectados (estudio de contactos) y el tratamiento urgente y prolongado según se indique en cada caso.


 

Donostia-San Sebastian, 1. 01010 - Vitoria-Gasteiz. Telf. 945 019201
Fax: 945 019192 e-mail: dirsalud-san@ej-gv.es

Fecha de la última modificación: 16/01/2008
Compromiso con las personas