Logo Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco Logo Euskadi.net
Inicio
Boletín Oficial del País Vasco

Publicado en el Boletín N. 2003066 - 02/04/2003 Sumario en formato Pdf
Página inicial de la disposición: 05788 Disposición en formato Pdf

Disposiciones Generales

Educación, Universidades e Investigación

DECRETO 66/2003, de 18 de marzo, por el que se establece el currículo del Grado Elemental y del Grado Medio de Txistu.

El Real Decreto 756/1992, de 26 de junio, que establecía los aspectos básicos del currículo de los grados elemental y medio de las enseñanzas de música, en su Disposición Adicional primera preveía que la relación de las especialidades establecidas en dicha norma para ambos grados podría ser ampliada con las correspondientes al currículo de aquellos instrumentos que, por su raíz tradicional o grado de interés etnográfico y complejidad de su repertorio, o por su valor histórico en la cultura musical europea y grado de implantación en el ámbito territorial correspondiente así lo requisiesen.

 

Precisamente en virtud de dicha Disposición Adicional Primera y de conformidad con el procedimiento establecido en la misma, el Decreto 288/1992 que establecía el currículo del Grado Elemental y del Grado Medio de las enseñanzas de Música para la Comunidad Autónoma del País Vasco contemplaba que la enseñanza del txistu pasaría a formar parte del currículo del Grado Elemental y de Grado Medio.

Posteriormente el Real Decreto 1463/2001 amplía la relación de especialidades instrumentales de los Grados Elemental y Medio con las de Gaita, Guitarra Flamenca y Txistu, y las del Grado Medio con las de Flabiol i Tamborí, Tenora y Tible, determinándose para las mismas los aspectos básicos del currículo que constituyen las enseñanzas mínimas de dichas especialidades.

 

Así pues una vez definidas las citadas enseñanzas mínimas procedía establecer el currículo de ambos grados para el ámbito de competencia del Departamento de Educación, Universidades e Investigación.

En virtud de todo ello, oído el Consejo Escolar de Euskadi y de acuerdo con la Comisión Jurídica Asesora del Gobierno Vasco, a propuesta de la Consejera de Educación, Universidades e Investigación, previa deliberación y aprobación, del Consejo de Gobierno en su sesión celebrada el día 18 de marzo de 2003,

DISPONGO:

Artículo 1.– Objeto de la norma.

El presente Decreto regula el currículo de los Grados Elemental y Medio de Txistu al amparo del Real Decreto 1463/2001 que, entre otros, establece los aspectos básicos del curriculo de los Grados Elemental y Medio del citado instrumento.

 

Artículo 2.– Asignaturas que configuran el currículo del Grado Elemental.

Las asignaturas de obligatoria inclusión en el curriculo de txistu conducente al certificado del Grado Elemental serán las que aparecen en el Anexo I del presente Decreto.

Artículo 3.– Asignaturas que configuran el currículo del Grado Medio.

Las asignaturas de obligatoria inclusión en el currículo de txistu conducente al título de Grado Medio serán las que aparecen en el Anexo II del presente Decreto.

Artículo 4.– Contenidos, objetivos y criterios de evaluación.

 

Los contenidos, objetivos y criterios de evaluación que constituyen el curriculum de los Grados Elemental y Medio de txistu, serán los incluidos en los anexos III y IV respectivamente, del presente Decreto.

Artículo 5.– Tiempos lectivos.

1.– El tiempo lectivo correspondiente a los contenidos de las enseñanzas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4.2 de la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo, serán los establecidos en los anexos I y II del presente Decreto.

2.– Durante todos los cursos de los Grados Elemental y Medio, los alumnos recibirán, al menos, sesenta minutos semanales de enseñanza instrumental individual.

Artículo 6.– Restantes aspectos académicos y organizativos del currículo.

Los restantes aspectos académicos y organizativos, relativos a los objetivos generales de los grados elemental y medio, el acceso a los mismos, la evaluación, promoción y límites de permanencia, la matriculación y la obtención de los certificados y títulos correspondientes, así como a la movilidad de los alumnos y los elementos básicos de evaluación, se regirán por lo establecido al respecto en el articulado del Decreto 288/1992, de 27 de octubre.

DISPOSICIONES FINALES

Primera.– Se autoriza a la Consejera de Educación, Universidades e Investigación para dictar las disposiciones que sean precisas para la aplicación de lo establecido en el presente Decreto.

Segunda.– El presente Decreto entrará en vigor a partir de la fecha de inicio del curso académico 2003-4.

Dado en Vitoria-Gasteiz 18 de marzo de 2003.

El Lehendakari,

JUAN JOSÉ IBARRETXE MARKUARTU.

La Consejera de Educación, Universidades e Investigación,

M.ª ANGELES IZTUETA AZKUE.

 

ANEXO I. TXISTU: ASIGNATURAS Y CARGA HORARIA EN GRADO ELEMENTAL LOGSE

 

 

CURSOS 1.º Y 2.º CARGA CURSOS 3.º Y 4.º CARGA

HORARIA HORARIA

Instrumento 60 Instrumento 60

Lenguaje Musical 120 Lenguaje Musical 120

Práctica instrumental 60

Coro 60

 

 

 

ANEXO II. TXISTU: ASIGNATURAS Y CARGA HORARIA EN GRADO MEDIO LOGSE

CICLO 1.º CARGA CICLO 2.º CARGA CICLO 3.º CARGA

HORARIA HORARIA HORARIA

Instrumento 60 Instrumento 60 Instrumento 90

Lenguaje Musical 120 Armonía 120 Historia de la Música 120

Coro 90 Mus.Cam y Conj.Ins 120 Mus.Cam y Conj.Ins 120

Piano complement. 30 Piano complement. 30 Análisis ó Fund. Comp. 120

ANEXO III. ENSEÑANZAS CORRESPONDIENTES AL GRADO ELEMENTAL DE TXISTU

Objetivos

Además de los establecidos con carácter general en el artículo 5.º del Decreto 288/1992, de 27 de octubre (BOPV 16 de diciembre de 1992), la enseñanza de Txistu en el Grado Elemental tendrá como objetivo contribuir a desarrollar en los alumnos las capacidades siguientes:

a) Controlar el aire mediante la respiración diafragmática de forma que posibilite una correcta emisión, articulación y flexibilidad del sonido, adoptando una buena posición corporal que favorezca la colocación del instrumento y la coordinación de las manos

b) Desarrollar una sensibilidad auditiva que permita el control permanente de la afinación y valorar el perfeccionamiento continuo en la consecución de la calidad sonora

c) Reconocer la repercusión de las distintas articulaciones sobre el instrumento en la producción de los sonidos como fundamento de la expresividad musical.

d) Utilizar los diferentes matices para dar color y expresión a la interpretación musical, con arreglo a su nivel de ejecución.

e) Disfrutar de las posibilidades sonoras del instrumento, conociendo sus características tanto en la interpretación individual como de conjunto.

f) Conocer las características y utilizar las posibilidades sonoras del tamboril con el Txistu, tanto en la interpretación individual como colectiva.

g) Identificar y utilizar los elementos del Lenguaje Musical aplicados al txistu para incrementar su comprensión y desarrollar nuevas posibilidades en el instrumento.

h) Utilizar la improvisación, valorando su conocimiento en la práctica del instrumento, como un elemento de ejecución e interpretación enriquecedor.

i) Reconocer los diferentes elementos musicales de forma progresiva a partir de audiciones seleccionadas

j) j)Interpretar un repertorio básico que incluya obras representativas de diversas épocas y estilos así como del repertorio popular

Contenidos

– Ejercicios de respiración sin y con instrumento (notas tenidas controlando la afinación, calidad del sonido y dosificación del aire).

– Desarrollo de la sensibilidad auditiva como premisa indispensable para la obtención de una buena calidad de sonido.

– Emisión del sonido en relación con las diversas dinámicas y alturas.

 

– Desarrollo de la flexibilidad en los altos, articulaciones, trinos, etcétera.

– Coordinación, regularización y velocidad de digitación y articulación (segundas posiciones).

 

– Escalas e intervalos (cromatismo, notas graves).

– Percusión-tamboril: adopción de una posición adecuada.

– Desarrollo de la habilidad de la mano que sostiene la baqueta y del juego coordinado de ambas.

– Desarrollo de la verticalidad necesaria para tocar simultáneamente o sucesivamente ambos instrumentos.

– Los ritmos básicos (biribilketa, zortziko, arin-arin, ezpata-dantza, orripeko, etc.).

– Práctica de conjunto en banda o con otros instrumentos para desarrollar la afinación, el ajuste y la precisión rítmica.

– Entrenamiento permanente y progresivo de la memoria.

– Adquisición de hábitos de estudio correctos y eficaces.

– Lectura a vista de obras o fragmentos sencillos.

– Iniciación a la comprensión de las estructuras musicales en sus distintos niveles -motivos, temas, períodos, frases, secciones, etcétera- para llegar a través de ello a una interpretación consciente y no meramente intuitiva.

– Selección progresiva en cuanto al grado de dificultad de ejercicios, estudios, y obras del repertorio de ambos instrumentos que se consideren útiles para el desarrollo conjunto de la capacidad musical y técnica del alumno.

– Desarrollo de la improvisación.

Criterios de evaluación

1.– Utilizar de forma adecuada la respiración diafragmática, manteniendo una correcta posición corporal en el estudio del txistu. Con este criterio de evaluación se pretende que el alumnado compruebe que el mantenimiento de una adecuada respiración y postura repercute sobre la emisión del sonido.

2.– Mantener de forma sistemática una correcta posición de los dedos en el estudio del txistu. Este criterio de evaluación trata de observar que el alumnado corrige la colocación de los dedos en la producción de sonidos

3.– Mostrar interés por el trabajo individual analizando críticamente el proceso y el resultado final del estudio. Este criterio de evaluación pretende verificar que el alumno es capaz de aplicar en su estudio las indicaciones del profesor y, con ellas, desarrollar una autonomía progresiva de trabajo que le permita valorar correctamente su rendimiento.

4.– Interpretar fragmentos musicales atendiendo a la articulación como recurso expresivo del instrumento. Este criterio trata de verificar el grado de atención que el alumnado presta a la emisión del sonido.

5.– Interpretar obras musicales de diferentes estilos atendiendo al carácter de las mismas. Con este criterio de evaluación se pretende comprobar la capacidad del alumno para utilizar el tempo, la articulación y la dinámica como elementos básicos de la interpretación.

6.– Mostrar interés en la adquisición de una técnica adecuada que le conduzca a una progresiva y correcta interpretación. Con este criterio se pretende evaluar la capacidad de discriminación auditiva del alumnado posibilitándole disfrutar de su propia ejecución.

7.– Participar en la interpretación de obras musicales como miembro de un grupo, manifestando la capacidad de tocar y escuchar sabiendo adaptarse al conjunto. Este criterio de evaluación presta atención al interés del alumnado para adaptar la afinación, la precisión rítmica, dinámica, etc. a la de sus compañeros en un trabajo común.

8.– Utilizar el tamboril para acompañarse en piezas de ritmo característicos del repertorio tradicional del txistu: Con este criterio de evaluación se pretende comprobar la técnica y capacidad de destreza del alumnado para tocar ambos instrumentos.

9.– Leer, comprender e interpretar con fluidez fragmentos musicales a primera vista, adecuados a su nivel. Con este criterio de evaluación se pretende constatar la capacidad que posee el alumnado para desenvolverse en la lectura e interpretación de textos musicales.

10.– Memorizar e interpretar textos musicales, adecuados a su nivel, empleando la medida, la afinación, la articulación y el fraseo. Con este criterio de evaluación se pretende comprobar la capacidad de memoria así como el progreso realizado en la correcta aplicación de los conocimientos teórico-prácticos del lenguaje musical.

11.– Comprender y utilizar las posibilidades de la improvisación como ámbito necesario para un mejor conocimiento del instrumento y del lenguaje musical. Con este criterio de evaluación se pretende evaluar el desarrollo de capacidad que posee el alumnado para expresarse en el instrumento libremente.

12.– Analizar audiciones adecuadas o no a su nivel de ejecución. Con este criterio se pretende evaluar la capacidad para relacionar y percibir, según su nivel de desarrollo cognitivo y afectivo.

13.– Disfrutar de la interpretación en obras representativas de su nivel, como solista y de memoria, ante el público. Este criterio de evaluación trata de comprobar la capacidad de memoria y dominio de la obra estudiada para presentarse al público.

ANEXO IV. ENSEÑANZAS CORRESPONDIENTES AL GRADO MEDIO DE TXISTU

Objetivos

Además de los establecidos con carácter general en el artículo 8.º del Decreto 288/1992, de 27 de octubre (BOPV 16 de diciembre de 1992), la enseñanza de Txistu en el Grado Medio tendrá como objetivo contribuir a desarrollar en los alumnos las capacidades siguientes:

a) Desarrollar la sensibilidad auditiva necesaria para perfeccionar gradualmente la calidad sonora.

b) Conocer las características y posibilidades sonoras del instrumento y saber utilizarlas, dentro de las exigencias del nivel, en las obras propias de su repertorio

c) Ejecutar obras atendiendo a la dinámica y agógica según los diferentes estilos mostrando una autonomía progresiva en la interpretación.

d) Conocer las diversas convenciones interpretativas vigentes en distintos períodos de la historia de la música instrumental, especialmente las referidas a la escritura rítmica o a la ornamentación.

e) Interpretar obras en agrupaciones instrumentales, tanto en las formaciones propias del instrumento como con otros instrumentos.

f) Utilizar de forma progresiva instrumentos afines de percusión tanto en la interpretación individual como colectiva.

g) Utilizar la improvisación valorando su conocimiento en la práctica del instrumento como un elemento de ejecución e interpretación enriquecedor.

h) Valorar la importancia del trabajo de investigación para conocer e interpretar adecuadamente las informaciones procedentes del instrumento sobre el repertorio.

i) Interpretar un repertorio que incluya obras representativas de diversas épocas y estilos así como del repertorio popular.

Contenidos

– Ejercicios de respiración con y sin instrumento.

– Desarrollo en profundidad de la velocidad y de toda la gama de articulaciones posibles (velocidad en legato, en los distintos "staccatos", en los saltos, doble y triplepicado, etc.).

– Profundización en el estudio del vibrato de acuerdo con las exigencias interpretativas de los diferentes estilos.

– La dinámica y la precisión en la realización de las diversas indicaciones que a ella se refieren, y el equilibrio de los niveles y calidades de sonido resultantes.

– Los ornamentos (trino, grupeto, apoyaturas,mordentes, etc.).

– Trabajo de todos los elementos que intervienen en el fraseo musical: línea, color y expresión, adecuándolos a los diferentes estilos con especial atención a su estudio en los tempos lentos.

– Estudio del registro agudo.

– Instrumentos afines de percusión: modos de ataque, ritmos compuestos y grupos irregulares.

 

– Dominio de los ritmos populares.

– Práctica de conjunto con otros instrumentos para desarrollar al máximo el sentido de la armonía, la afinación, el ritmo, etc.

– Entrenamiento permanente y progresivo de la memoria.

– Práctica de la lectura a vista y de la transposición.

– La improvisación.

– Audiciones comparadas.

– Estudio de los instrumentos afines (silbote, txilibitu, txistus en diferentes tonalidades, etc.).

– Estudio del repertorio solista.

– Iniciación a la interpretación de la música contemporánea y conocimiento de sus grafías y efectos.

Criterios de evaluación

1.– Utilizar el esfuerzo muscular y la respiración adecuados a las exigencias de la ejecución instrumental. Con este criterio se pretende evaluar el dominio de la coordinación motriz y el equilibrio entre los indispensables esfuerzos musculares que requiere la ejecución instrumental y el grado de relajación necesaria para evitar tensiones que conduzcan a una pérdida de control en la ejecución.

2.– Demostrar el dominio en la ejecución de estudios y obras sin desligar los aspectos técnicos de los musicales. Este criterio evalúa la capacidad de interrelacionar los conocimientos técnicos y teóricos necesarios para alcanzar una interpretación adecuada.

3.– Comprender, a través de la ejecución, las relaciones existentes entre los elementos del lenguaje musical y las posibilidades sonoras del instrumento. Mediante este criterio se pretende evaluar el conocimiento de las características y del funcionamiento mecánico del instrumento y la utilización de sus posibilidades.

4.– Mostrar interés en la resolución de problemas técnicos e interpretativos. Con este criterio se quiere comprobar el desarrollo que el alumnado ha alcanzado en cuanto a la corrección y su capacidad de autocrítica.

5.– Conocer e Interpretar obras de las distintas épocas y estilos como solista y en grupo. Se trata de evaluar el conocimiento que el alumnado posee del repertorio de su instrumento y de sus obras más representativas, así como el grado de sensibilidad e imaginación para aplicar los criterios estéticos correspondientes.

6.– Valorar la capacidad de escucha de uno mismo y la de los demás en la interpretación de obras en conjunto. Con este criterio se evalúa el interés del alumnado por adecuar su ejecución al resto del grupo

7.– Ejecutar obras con instrumentos afines. Con este criterio se pretende evaluar en el alumnado la capacidad de ejecución y discriminación en el logro de una correcta afinación e interpretación.

8.– Conocer los diferentes instrumentos de percusión afines al txistu y ejecutar, atendiendo a la complejidad del instrumento, fragmentos y/o obras Con este criterio de evaluación se pretende comprobar el interés que muestra el alumnado por el conocimiento, a demás del tamboril, de otros instrumentos que pueden formar parte del repertorio.

9.– Comprender y utilizar las posibilidades de la improvisación como ámbito necesario para un mejor conocimiento del instrumento y desarrollo de la creatividad. Con este criterio de evaluación se pretende evaluar la capacidad del alumnado para expresarse en el instrumento libremente.

10.– Mostrar interés por conocer, buscar y seleccionar información relativa al estudio del instrumento. Este criterio trata de demostrar en el alumnado el grado de compresión realizado, sobre las informaciones contrastadas con sus propios conocimientos, en la interpretación del repertorio seleccionado.

11.– Interpretar de memoria obras del repertorio solista de acuerdo con los criterios del estilo correspondiente. Mediante este criterio se valora el dominio y la comprensión que el alumnado posee de las obras, así como la capacidad de concentración sobre el resultado sonoro de las mismas.

12.– Interpretar en público un programa adecuado a su nivel demostrando la capacidad comunicativa y la calidad artística. Mediante este criterio se pretende evaluar la capacidad de autocontrol y grado de madurez de su personalidad artística

13.– Demostrar la autonomía necesaria para abordar la interpretación dentro de los márgenes de flexibilidad que permita el texto musical. Este criterio evalúa el concepto personal estilístico y la libertad de interpretación dentro del respeto al texto.

 

 

 


Materias:

  • ORGANIZACION; PLANES DE ESTUDIOS; ENSEÑANZA MUSICAL

Referencias Anteriores:

  • Véase DECRETO 199200288 de 27/10/1992 publicado con fecha 16/12/1992

Referencias Posteriores:

  • Derogada por DECRETO 200500250 de 20/09/2005 publicado con fecha 27/12/2005