Logo Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco Logo Euskadi.net
Inicio
Boletín Oficial del País Vasco

Publicado en el Boletín N. 2003058 - 21/03/2003 Sumario en formato Pdf
Página inicial de la disposición: 04745 Disposición en formato Pdf

Disposiciones Generales

Educación, Universidades e Investigación

DECRETO 6/2003, de 21 de enero, de modificación del Decreto por el que se aprueba el Currículo de Bachillerato.

El Real Decreto 3474/2000 de 29 de diciembre (BOE 16 de enero), ha modificado los Reales Decreto 1700/1991 y 1178/1992, que establecieron las enseñanzas mínimas de Bachillerato.

El Decreto 180/1997, de 22 de julio, (BOPV 29 de agosto) aprobó el currículo de Bachillerato para la Comunidad Autónoma del País Vasco, basándose en la anterior normativa, por lo que al modificarse, y siendo de carácter básico, se hace preciso modificar la normativa propia.

En su virtud, conocido el Dictamen del Consejo Escolar de Euskadi, de acuerdo con la Comisión Jurídica Asesora del Gobierno Vasco, y a propuesta de la Consejera de Educación, Universidades e Investigación, previa deliberación y aprobación del Consejo de Gobierno, en su sesión del día 21 de enero de 2003,

DISPONGO:

Artículo primero.– Se modifica el anexo I del Decreto 180/1997, de 22 de julio, por el que se aprobó el currículo de Bachillerato, sobre las enseñanzas mínimas de las materias comunes de Bachillerato en lo que se refiere a las siguientes materias:

1.– "Historia", que será sustituido por el anexo I de este Decreto.

2.– "Filosofía", que será sustituido por el anexo II de este Decreto.

Artículo segundo.– Se modifica el anexo II del Decreto 180/1997, de 22 de julio, por el que se aprobó el currículo de Bachillerato, sobre las enseñanzas mínimas de las materias de modalidad de Bachillerato en lo que se refiere a las siguientes materias:

1.– "Griego", que será sustituido por el anexo III de este Decreto.

2.– "Dibujo Técnico", que será sustituido por el anexo IV de este Decreto.

Artículo tercero.– Se modifica el anexo II del Decreto 180/1997, de 22 de julio, por el que se aprobó el currículo de Bachillerato, sobre las enseñanzas mínimas de las materias de modalidad de Bachillerato, incluyéndose como materia propia de la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales la "Historia de la Música", cuyo currículo se inserta como anexo V.

DISPOSICIONES FINALES

Primera.– Se autoriza a la Consejera de Educación, Universidades e Investigación a dictar cuantas disposiciones sean precisas para la aplicación y desarrollo de lo dispuesto en el presente Decreto.

Segunda.– El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco.

Dado en Vitoria-Gasteiz, a 21 de enero de 2003.

El Lehendakari,

JUAN JOSÉ IBARRETXE MARKUARTU.

La Consejera de Educación, Universidades e Investigación,

M.ª ANGELES IZTUETA AZKUE.

 

ANEXO I

HISTORIA

INTRODUCCIÓN

Si a través de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia de la enseñanza Secundaria Obligatoria se ha proporcionado al alumnado, junto a procedimientos e instrumentos propios de la investigación social y actitudes socializadoras y críticas, una visión de los hechos más importantes relativos a la historia hasta el tiempo presente, en el Bachillerato se pretende aprovechar la mayor madurez del alumnado para profundizar en competencias específicas relacionadas con el método histórico.

Esta materia tiene como finalidad el que los alumnos y las alumnas conozcan y comprendan los hechos y procesos más relevantes de naturaleza económica, social, política, ambiental, ideológica y cultural que se han sucedido en Euskal Herria y en España, consideradas cada una de ellas en su pluralidad interna. Este currículo ofrece un recorrido a lo largo del tiempo, de modo que puedan obtener una visión lo más global posible, aunque se priorizará el trabajo sobre el pasado más reciente –siglos XIX y XX– Ese conocimiento supone la adquisición y/o consolidación de una serie de conceptos de la materia, importantes para analizar y comprender los acontecimientos y procesos de la historia de Euskal Herria y de España en los últimos siglos, y para entender la compleja realidad presente de un modo solidario y tolerante, que permita afrontar los retos y la resolución de problemas a partir de una reflexión rigurosa y crítica. Así mismo, sitúa al alumnado ante la complejidad del hecho histórico (instituciones, sociedades, economía, técnica, creencias...), y le posibilita el desarrollo de sus procesos de razonamiento, a través de procedimientos de análisis y de síntesis, de estructuración y utilización adecuada de informaciones y datos de carácter histórico, y que le lleva a una comunicación y exposición clara y apropiada en la utilización de los conceptos.

 

 

 

 

 

El reconocimiento de la existencia dentro y fuera del territorio peninsular de una diversidad de pueblos y nacionalidades con sus propias culturas, lenguas, instituciones y tradiciones, y el conocer que esa diversidad ha ido estructurándose en unas organizaciones territoriales y administrativas concretas a lo largo del tiempo, favorece la formación de los alumnos y las alumnas en su faceta de ciudadanos y ciudadanas más responsables, conocedores de las distintas dinámicas de su pasado más o menos próximo.

En el estudio de los procesos históricos, la fuente sociológica más cercana del currículo es Euskal Herria, que se presenta con una conciencia de identidad espacial, pese a que los distintos ritmos históricos hayan repercutido en una diversificación territorial y un pluralismo cultural, a través de un largo proceso de articulación y vertebración hasta llegar al momento presente. Desde este punto de vista será oportuno prestar una atención específica a las transformaciones que han repercutido más directamente en el País Vasco entendido como un espacio con identidad propia. En este sentido, la materia ofrece un marco propicio para analizar los conflictos que han jalonado la época contemporánea, su perduración en nuestros días y, de modo especial, el complicado proceso de democratización de la sociedad y las instituciones.

Además, esta materia constituye una oportunidad para facilitar el desarrollo de posturas críticas hacia los sesgos sexistas presentes en las creencias, actitudes y valores de nuestra tradición y patrimonio cultural, incorporando al estudio de la Historia las aportaciones de las mujeres, revalorizando la importancia del ámbito privado y aportando modelos distintos de interpretación de la disciplina.

En la materia de Historia se propone analizar y comprender los acontecimientos y procesos históricos hasta nuestros días, pero se priorizarán los acontecimientos del siglo XX y se prestará una atención destacada a los referidos al XVIII y al XIX, que pueden ayudar a explicar problemas y situaciones actuales. Dar preferencia a la historia contemporánea tiene la ventaja de que los puntos de referencia de cualquier hecho histórico son mucho más significativos y, por lo tanto, reconocibles para el alumno y la alumna.

 

 

 

 

Los bloques de contenido conceptuales se han estructurado para su presentación según un criterio diacrónico, que no debe entenderse como una secuencia lineal clásica en unidades didácticas, y toman como referencia el estudio de los aspectos económicos, sociales, políticos y culturales de los distintos ámbitos espaciales propios de la materia.

Los contenidos procedimentales se presentan en tres ejes organizativos relativos al método de investigación histórico, referidos a la identificación de problemas y formulación de hipótesis, a la búsqueda, recogida y tratamiento de la información y los procedimientos explicativos, y a las técnicas de comunicación.

Los contenidos actitudinales se organizan en tres ejes, en referencia a valores y actitudes ante el conocimiento histórico; valores y actitudes de tolerancia, empatía y solidaridad, y, por último, a valores y actitudes participativas.

Esta materia, además de permitir el establecimiento de relaciones con otras materias de la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales (economía, geografía, historia del arte, historia del mundo contemporáneo, historia de la filosofía, ciencia, tecnología y sociedad...), ayuda, orienta y sirve de base para aquellos alumnos y alumnas que vayan a proseguir sus estudios a través de los ciclos formativos profesionales (administración y gestión, comercio, sociocultural) y a quienes cursen las diversas licenciaturas universitarias propias de las ciencias humanísticas y sociales.

En cuanto a la enseñanza de esta materia, se proponen unas estrategias metodológicas básicas, como son que dicha enseñanza parta de problemas o de cuestiones problemáticas próximas al entorno, que sean motivadoras y tengan potencialidad para desencadenar procesos de aprendizaje significativo; que tengan en cuenta los esquemas de pensamiento y las concepciones de los alumnos y las alumnas, favoreciendo el trabajo con los mismos y su autonomía en el aprendizaje; que propicien la indagación, basándose en la recogida y análisis de informaciones diversas, orales y escritas, en relación con la temática tratada; y que desemboquen en la obtención de algunas conclusiones relevantes sobre el problema trabajado y en su comunicación ordenada y clara. Por otro lado, se impulsarán estrategias que favorezcan el trabajo cooperativo, el intercambio entre iguales y la reflexión sobre el propio proceso de aprendizaje.

En el terreno metodológico, además del interés por proporcionar al alumnado un contacto con la diversidad de enfoques, escuelas y tratamientos propios de la ciencia histórica, y presentar la valiosa aportación de otras ciencias sociales, conviene incluir la perspectiva de la construcción de género como elemento de análisis histórico, como medio para valorar las aportaciones de las mujeres en los ámbitos público y privado y como invitación a la reflexión sobre las dificultades que han tenido y tienen las mujeres para ocupar un espacio en la sociedad contemporánea en condiciones de igualdad con los hombres.

El proceso de evaluación del alumno y la alumna debe contemplar equilibradamente los tres tipos de contenido propuestos a través de diferentes pruebas y procedimientos (desarrollo de temas, definición de conceptos, comentarios de textos y mapas históricos, realización de pequeños proyectos de investigación, análisis de un paradigma a lo largo de un periodo, crítica de fuentes y documentos escritos, debates, trabajos de campo y visitas a archivos, museos, etc.), valorando la información relevante observada por el profesor o profesora a lo largo del curso, y propiciando la participación del alumnado en el proceso mismo de evaluación.

Los contenidos curriculares de Historia, objeto de la enseñanza-aprendizaje de esta etapa post-obligatoria, además del enfoque que le es propio y específico, deben impregnarse de los aportados por las líneas transversales. Así, la coeducación, educación ambiental, educación en los derechos humanos y para la paz... tienen una clara vinculación con la materia.

 

OBJETIVOS GENERALES

1.– Identificar, analizar y explicar, situándolos en el tiempo y en el espacio, hechos, etapas, procesos, problemas y protagonistas –mujeres, hombres y personajes relevantes- del desarrollo histórico en el ámbito de Euskal Herria y de España, en su diversidad y con atención especial a los contemporáneos, y valorar con rigor su significación histórica y cultural, sus repercusiones en el presente y proyección al futuro, manifestando actitudes de respeto y tolerancia por otros juicios y opiniones que no coincidan con las propias.

2.– Comprender de forma global los principales procesos y las interrelaciones entre hechos históricos de distinta naturaleza, analizar sus diversas causas y distinguir los cambios y las permanencias, las semejanzas y las diferencias territoriales, así como las interinfluencias con contextos espaciales, culturales y políticos próximos o lejanos.

 

3.– Reconocer en las características, conflictos y retos de la sociedad actual sus posibles raíces históricas y valorar los proyectos colectivos más importantes –fundamentalmente la conformación de un sistema democrático-, manteniendo una actitud dialogante y democrática para resolver los problemas y llevar a término dichos proyectos, superando visiones uniformistas y localistas, desde el respeto a la plurinacionalidad del Estado y a la diversidad de los territorios de Euskal Herria y valorando la participación en el proceso de construcción europea.

4.– Construir una imagen plural e integradora de la sociedad vasca actual, adquirir una visión global de la evolución histórica de Euskal Herria, en la que se contemple su heterogeneidad interna, así como las formas de relación que se han mantenido, a lo largo del tiempo, entre los distintos territorios y con los pueblos y realidades históricas que le rodean.

5.– Desarrollar una conciencia comprometida, responsable y activa ante los problemas de la sociedad vasca y española, en especial los relativos a la defensa de los derechos democráticos y de los derechos humanos y la paz, al respeto y conservación del medio ambiente y el patrimonio, y al rechazo de cualquier tipo de discriminación.

6.– Comprender los elementos fundamentales de la investigación y el método científico propio de la disciplina, aplicarlos en la realización de actividades, en la resolución de problemas y en el desarrollo de pequeñas investigaciones de indagación y síntesis que analicen, contrasten e integren informaciones diversas, así como valorar el papel de las fuentes y el quehacer del historiador o historiadora.

7.– Emplear adecuadamente los conceptos históricos básicos y utilizar las tecnologías de la información y de la comunicación en relación con la búsqueda y el tratamiento de informaciones históricas, con la elaboración de producciones propias y con la comunicación de resultados.

8.– Argumentar las propias ideas sobre la sociedad actual y el pasado histórico de Euskal Herria y de España, revisarlas de forma crítica a partir de nuevas informaciones, corrigiendo estereotipos y prejuicios, y entender que el análisis histórico es un proceso en constante reelaboración.

CONTENIDOS

A) Contenidos conceptuales:

Bloque 1: Prehistoria y Antigüedad.

1.– El proceso de hominización en la península Ibérica: nuevos hallazgos y primeras evidencias humanas en Euskal Herria. Las sociedades agrícolas y ganaderas y el desarrollo de la metalurgia.

2.– Las migraciones indoeuropeas y las colonizaciones púnica y griega. Origen y diversidad de las tribus vasconas. Los pueblos indígenas de la península Ibérica. El proceso de romanización en Hispania: la desigual colonización romana de Vasconia.

3.– El mundo tardoantiguo en la península Ibérica: la crisis del Imperio romano. La monarquía visigoda. Vasconia-Aquitania, entre los visigodos, los francos y el Islam.

Bloque 2: Sociedades medievales.

1.– Al-Andalus. Desarrollo económico y urbano. Esplendor y pluralidad cultural y científica en la sociedad andalusí. Presencia musulmana en Euskal Herria.

2.– De los primeros reinos cristianos a la expansión territorial y repoblación. Evolución de la organización territorial del reino de Navarra y los señoríos vascos. La economía rural, la fundación de villas y el comercio. Sociedad, vida cotidiana y mentalidad). Cultura y arte en el Camino de Santiago.

3.– La crisis bajomedieval: crisis económica y demográfica, revueltas sociales y guerras de bandos… La organización política e institucional. Las expansiones en el Mediterráneo y en el Atlántico. Cultura en las ciudades.

4.– Los Reyes Católicos: las bases para un estado moderno, conquista de Granada y anexión del Reino de Navarra. El reino de Navarra en la Euskal Herria continental. La conquista de América.

Bloque 3: Sociedades modernas: el periodo imperial y el Antiguo Régimen.

1.– El modelo plural y descentralizado en "las Españas" de los Habsburgo: del imperio de Carlos V al ocaso y crisis del siglo XVII. Fueros y foralidad. Colonización y explotación del imperio colonial.

 

2.– Bases económicas y movimientos sociales y revueltas durante los siglos XVI, XVII y XVIII en Euskal Herria y en la Corona española. La vida cotidiana en tiempos de la Inquisición.

3.– Cultura y ciencia en el renacimiento y el barroco. El siglo de oro.

Bloque 4: El siglo XVIII y la crisis del Antiguo Régimen.

1.– Absolutismo borbónico: despotismo ilustrado, centralización política y reforma del Estado y la administración. Los ilustrados vascos. Los intentos de modernización económica. Los regímenes forales y la autonomía administrativa con los Borbones.

2.– La crisis del Antiguo Régimen: La Guerra de la Independencia y la Constitución de Cádiz. El retorno al absolutismo. La emancipación americana. Repercusiones de la Revolución Francesa en Euskal Herria: abolición foral en Iparralde, Guerra de la Convención y Zamakolada.

Bloque 5: La formación del Estado liberal.

1.– Revolución liberal y reformas del Estado. Las guerras carlistas. Modificaciones y abolición del régimen foral. El Concierto Económico.

2.– Transformaciones económicas y cambios demográficos, sociales y en la vida cotidiana. Movimientos sociales y políticos. Inicios del movimiento obrero y campesino. Romanticismo y resurgimientos culturales de identidad nacional.

3.– La crisis política y el Sexenio Democrático (1868-1874).

Bloque 6: La Restauración y la crisis del sistema político.

1.– Fundamentos del sistema canovista en el Estado español y crisis de 1898. Intentos de solución: el regeneracionismo. De la crisis política a la crisis social. La Dictadura de Primo de Rivera. La oposición política socialista, regionalista y nacionalista. Génesis y desarrollo del nacionalismo vasco. Sufragismo y feminismo.

2.– Evolución demográfica y desequilibrios económicos regionales en el Estado: la industrialización en Euskal Herria. Los cambios sociales. Movimiento obrero y conquistas sociales en Euskal Herria y en España.

Bloque 7: La II República y la Guerra Civil.

1.– La experiencia republicana: realizaciones y problemas.

2.– La Guerra Civil española: factores desencadenantes, desarrollo e internacionalización del conflicto. Consecuencias de la guerra.

3.– El Estatuto Vasco de Autonomía. El Gobierno Vasco y la guerra en Euskadi.

4.– Las vanguardias literarias y artísticas.

Bloque 8: La Dictadura Franquista.

1.– Fundamentos políticos, sociales y culturales del régimen franquista. Desarrollo y relaciones internacionales. Exilio, conflictos y movimientos de oposición.

2.– Autarquía, plan de estabilización y planes de desarrollo. La modernización de la sociedad española en los sesenta y setenta. La iglesia católica durante la Dictadura. La crisis del régimen.

3.– Euskal Herria peninsular bajo la Dictadura. Represión, colaboración y resistencia. El Gobierno Vasco en el exilio. Transformaciones socioeconómicas, cooperativismo, inmigración y urbanización. Vida cotidiana.

 

4.– La cultura vasca durante el Franquismo: euskera, educación, literatura, arte, música. La cultura popular.

Bloque 9: Transición y democracia en Euskal Herria y en España.

1.– La Transición política. La Constitución de 1978 y el Estado de las autonomías. Alternancia política, transformaciones socioeconómicas e integración en Europa.

2.– La Transición en Euskal Herria. Estatuto de Gernika y Ley de Territorios Históricos. Amejoramiento del Fuero de Navarra. Violencia y dificultades para la normalización política y de la convivencia.

3.– De la crisis económica vasca al estado del bienestar y la sociedad de la información. Partidos políticos y viejos y nuevos movimientos sociales. Cultura vasca y cultura internacional.

B) Contenidos procedimentales:

Identificación de hechos y problemas y formulación de hipótesis.

1.– Identificación y ordenación de los hechos más significativos de la historia de Euskal Herria y de España, especialmente de los contemporáneos.

2.– Formulación de hipótesis sobre las causas, evolución y consecuencias de algunos hechos, procesos o problemas sociales, económicos, políticos, ambientales, culturales y demográficos, partiendo de situaciones más o menos cercanas y significativas.

3.– Identificación y análisis explicativo de las relaciones históricas entre el País Vasco y España a lo largo de la historia, así como de las relaciones del País Vasco con Europa y América.

 

4.– Reconocimiento de los cambios que se han producido en el bienestar y en los niveles de salud de la población: aumento en la esperanza de vida, aparición de nuevas enfermedades, cambios en las causas de enfermedad y muerte (cardiovasculares, SIDA, accidentes, cáncer...).

5.– Detección de los distintos elementos que puedan condicionar un acontecimiento histórico relevante y establecimiento de relaciones entre ellos.

Búsqueda, recogida y tratamiento de la información histórica y procedimientos explicativos.

6.– Búsqueda, recopilación, lectura y tratamiento de fuentes históricas directas e indirectas, tanto en soportes tradicionales como en nuevos soportes tecnológicos (CD Rom, internet...):

– de documentos históricos escritos: legales, constitucionales, diplomáticos, noticias periodísticas, manifiestos, proclamas, etc.,

– de fuentes historiográficas: estudios históricos, monografías, biografías, diccionarios, atlas y mapas históricos, tablas estadísticas, gráficos, etc.,

 

– de carácter iconográfico: fotografías, vídeos, filmes, carteles, imágenes artísticas...,

– de carácter oral, con la planificación y realización de entrevistas a protagonistas o testigos de acontecimientos.

7.– Análisis del rigor y la objetividad de diversas fuentes referidas a un mismo hecho histórico.

8.– Elaboración, lectura e interpretación de ejes cronológicos, mapas conceptuales, históricos y temáticos, gráficos, etc.

9.– Análisis de la causalidad múltiple que interviene en algún hecho, proceso o conflicto y valoración del peso de cada causa para una compresión global del fenómeno, considerando las motivaciones e intereses de personas o grupos.

10.– Comparación y análisis de diversos procesos de continuidad y ritmos de cambio tomando como eje los campos demográfico, político, económico, social o cultural.

11.– Distinción de los procesos de larga y corta duración -estructuras y coyunturas- en los distintos ámbitos de la historia de Euskal Herria y de España.

12.– Análisis de los hechos más representativos de la actualidad de Euskal Herria y de España, indagando sobre sus antecedentes históricos y reflexionando sobre sus posibles consecuencias.

13.– Análisis crítico de la situación de las mujeres vascas a lo largo de la historia y en el presente.

14.– Planificación y realización de salidas a archivos, museos, exposiciones monográficas, representaciones teatrales de trasfondo histórico... para obtener información histórica significativa.

15.– Realización de sencillas investigaciones sobre cuestiones preferentemente de la actualidad, mediante la recogida, elaboración e interpretación de distintos medios de comunicación.

 

16.– Realización de un glosario de términos históricos básicos referidos a la historia de Euskal Herria y de España.

Técnicas de comunicación.

17.– Presentación de los resultados y formulación de conclusiones sobre una pequeña investigación con fuentes directas o indirectas, documentales u orales, sobre algún hecho histórico o realidad local, utilizando distintos soportes y lenguajes -panel, mural, diaporama, exposición oral...-.

18.– Expresión oral de las propias ideas de forma rigurosa, fundamentada y respetuosa en debates, coloquios, simulaciones o dramatizaciones sobre algún problema pasado o actual, empleando un lenguaje no sexista.

C) Contenidos actitudinales:

Valores y actitudes ante el conocimiento histórico.

1.– Interés y curiosidad por el pasado como medio para conocer el presente, así como el rigor y objetividad en el análisis e interpretación de las fuentes históricas, rechazando las explicaciones simplistas y las concepciones historiográficas sesgadas (etnocéntricas, eurocéntricas y androcéntricas).

2.– Toma de conciencia de la especificidad del conocimiento histórico por la provisionalidad y relatividad de sus enfoques e interpretaciones y por la continua reconstrucción y reelaboración de las conclusiones, revisando las propias ideas y corrigiendo los prejuicios y estereotipos.

3.– Interés por conocer el patrimonio documental de Euskal Herria en general, y de la comarca o de la localidad en particular.

Valores y actitudes de tolerancia, empatía y solidaridad.

4.– Tolerancia, respeto y valoración crítica de las formas de vida, creencias y actitudes que, a lo largo de la historia, han mantenido personas y colectivos.

5.– Predisposición para el análisis empático de un determinado hecho político, social, económico o cultural.

6.– Aprecio de la incorporación al espacio de los estudios históricos de aquellos ámbitos en los que las mujeres han estado y/o están más presentes (trabajo doméstico, cultura, sufragismo, activismo político, feminismo...) y análisis de las causas de exclusión o marginación de los ámbitos públicos y de las propias investigaciones historiográficas.

7.– Valoración de las actitudes de diálogo y debate como las más favorables para solucionar los problemas y conflictos, y a la vez rechazo de la intolerancia y la violencia, y aceptación de la pluralidad y de la discrepancia como elementos fundamentales de la vida social.

8.– Valoración positiva y defensa de los derechos humanos y los principios democráticos de las personas y de los pueblos como una conquista histórica nunca terminada, y rechazo activo contra cualquier forma de discriminación por razones de sexo, raza, lengua, nacionalidad, religión, opinión, enfermedad, minusvalía o cualquier circunstancia social o personal.

9.– Valoración de la diversidad de manifestaciones culturales, como fuente de riqueza personal y social.

 

Valores y actitudes participativas.

10.– Toma de conciencia sobre la importancia de la participación activa en los asuntos colectivos y de la colaboración en proyectos y acciones que defiendan la paz, la justicia, la igualdad y la mejora de las condiciones de vida y medioambientales.

11.– Interés por conocer, salvaguardar y conservar nuestro propio patrimonio histórico y cultural, participando en actividades y grupos organizados con este fin.

12.-Disposición a tomar parte activa en proyectos y programas que se puedan promover en el centro o en la localidad a través de trabajos concretos de clase o la cooperación y la ayuda en proyectos solidarios a países, regiones y sectores o colectivos desfavorecidos por el desarrollo.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

1.– Construir y explicar un esquema básico de la historia de Euskal Herria y de España, que integre los protagonistas, hechos y procesos políticos, económicos, sociales, ambientales y culturales más relevantes,- que los sitúe cronológica y espacialmente y que los relacione con los contextos internacionales.

A través de este criterio se pretende ver en qué medida los alumnos y las alumnas son capaces de identificar, ordenar y articular, a través de formas sencillas de exposición, los rasgos más significativos que han ido definiendo la personalidad propia de la historia de Euskal Herria y de España, en su globalidad y, especialmente, la historia contemporánea; si descubre las implicaciones de distinta naturaleza, social, jurídica, política, económica, ambiental, cultural..., que intervienen en los acontecimientos y procesos históricos, y si los pone en relación con las situaciones históricas del entorno. Además, es interesante averiguar si valora el papel desempeñado por los pueblos en los distintos momentos históricos, si conoce y sitúa a algunos de los personajes históricos más relevantes, mujeres y hombres, y si los identifica con los intereses que representan.

2.– Analizar la evolución en las relaciones y formas de articulación de los territorios de Euskal Herria con España y explorar las causas, dificultades y las soluciones dadas a los conflictos que se han planteado en diferentes periodos históricos, sobre todo en los más recientes.

Se pretende evaluar la capacidad del alumno y la alumna para comprender y explicar sintéticamente las complejas y diferentes formas que, a lo largo de la historia, han tenido las relaciones entre Euskal Herria y España (la existencia como entidades políticas distintas, la vinculación personal, la incorporación a Castilla, la conquista, la asimilación, el pacto, la autonomía, etc.), hasta alcanzar la situación actual de autonomía política y administrativa, que le integra en el Estado español. Asimismo, se pretende evaluar en qué medida distingue las causas de los conflictos que se han planteado, su desarrollo, obstáculos y los procesos de superación de los mismos. Además, se considera importante averiguar si el alumno o alumna relaciona la existencia en el siglo XX y en el presente de ciclos democráticos en el Estado español con periodos de autonomía en el País Vasco.

3.– Reconocer la influencia de múltiples factores históricos y territoriales en la compleja y heterogénea identidad vasca actual, superando concepciones reduccionistas y estereotipadas, y ser conscientes de sus diferentes procesos y ritmos de evolución.

 

Se trata evaluar de si el alumno o la alumna supera en sus explicaciones y comunicaciones visiones simplistas, acríticas o empobrecedoras del análisis histórico, si es capaz de identificar singularidades de personalidad en los territorios históricos vascos –entre unos y otros territorios, entre las zonas rurales y las urbanas, entre la costa, la montaña y el interior, etc.– y si comprende que la identidad de un pueblo está sometida a procesos de construcción y redefinición constantes, sometidos a ritmos y ciclos variables, a causa de fenómenos de influencia mutua y constante con otras realidades sociales y espaciales, a la diferente incidencia de factores exteriores y al positivo aporte de otras culturas.

 

 

 

4.– Aplicar las técnicas propias del método de investigación histórica a sencillos trabajos de investigación o indagación -de forma individual o colectiva-, a partir de fuentes primarias o secundarias.

Mediante este criterio se quiere evaluar si el alumno o la alumna utiliza las fases del método histórico (identificación del objeto y ámbito de investigación, formulación de hipótesis, búsqueda y tratamiento de la información, aplicación de procedimientos explicativos, obtención de conclusiones y comunicación de los resultados), si emplea procedimientos, técnicas y recursos propios del quehacer del historiador o historiadora, y en qué medida lo hace con autonomía y de forma crítica y rigurosa. También se trata de comprobar el grado de competencia alcanzado para obtener, a partir de fuentes primarias y secundarias, información histórica significativa, por ejemplo sobre la historia local contemporánea, así como para diseñar sus propios instrumentos y estrategias de obtención y tratamiento de información (visitas a archivos locales o comarcales, entrevistas a personas, diseño de encuestas, elaboración de fichas, etc.). Y, además, se quiere comprobar su destreza en el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación, tanto a la hora de obtener información y de tratarla, como de presentar los resultados y conclusiones de sus trabajos.

5.– Identificar las causas de un hecho histórico, analizar sus interrelaciones y valorar la importancia relativa de algunas de ellas desde ópticas tanto coetáneas como historiográficas.

Se trata de comprobar en qué medida el alumno o alumna detecta la complejidad causal o multicausalidad de los acontecimientos históricos, que superan la explicación superficial de las distintas circunstancias que concurren en los hechos, valorando el papel que puede desempeñar la responsabilidad individual, y si aprecia, valiéndose de un análisis empático, las diferencias de punto de vista de la época y el que proporciona la perspectiva temporal. Asimismo, interesa comprobar si descubre en hechos históricos del pasado el antecedente de situaciones posteriores, incluso actuales y de proyección en el futuro, ordenando de forma coherente relaciones de causa-efecto respecto a sucesos significativos y comprendiendo la idea de proceso histórico.

6.– Utilizar el vocabulario propio y los conceptos básicos de la historiografía y aplicarlos con propiedad en las explicaciones, trabajos y comunicación de resultados.

Se pretende medir la riqueza de vocabulario histórico propio de la materia del alumno y la alumna y la idoneidad con que utiliza los conceptos históricos a la hora de elaborar explicaciones propias sobre los diferentes contextos históricos. Además, se quiere evaluar el uso de un lenguaje carente de expresiones y valoraciones sexistas, despectivas o discriminatorias en los diferentes modos de comunicación.

 

7.– Identificar y describir las diferentes formas de organización política, jurídica e institucional y la evolución socioeconómica y cultural en Euskal Herria y en España en los siglos XIX y XX, relacionándolas con las distintas ideologías políticas, así como valorar las conquistas de los derechos democráticos individuales y colectivos y las cotas de bienestar económico y social.

Con este criterio se pretende valorar, por una parte, si la alumna o el alumno es capaz de reconocer los principales hechos políticos, jurídicos e institucionales de la historia contemporánea de Euskal Herria y de España (códigos, leyes, constituciones, fueros, estatutos de autonomía...) –así como sus antecedentes históricos- y de relacionarlos con las diferentes ideologías e intereses sociales de las que emanan, situándolos en su contexto histórico; y, por otra parte, se trata de comprobar si identifica y es capaz de explicar las principales fases y características de los procesos socioeconómicos y culturales contemporáneos, sobre todo los del siglo XX (industrialización, urbanización, dinámicas demográficas, movimientos sociales y culturales...), como muestra de su comprensión tanto de los rasgos generales de España, como de su distinta caracterización en las diferentes nacionalidades y regiones, y de forma específica en Euskal Herria, singularizando cómo estos procesos han afectado de manera desigual a los Territorios Históricos. Así mismo, se quiere comprobar si ha comprendido y es capaz de explicar el complicado proceso de conquista de los derechos democráticos y del estado de bienestar y, especialmente, del camino recorrido por las mujeres para ver reconocidos sus derechos en igualdad con los de los hombres en el ámbito público; así como si es consciente de la necesidad de seguir avanzando en el proceso de profundización de los mismos y de participar en la denuncia de discriminaciones, situaciones de intolerancia, de deterioro ambiental y social, de violación de derechos básicos de las personas y pueblos, etc., y si valora los procesos de diálogo y consenso como la única vía democrática para la solución de los conflictos. Particularmente se prestará una atención específica a comprobar si la alumna o alumno reconoce en la Constitución española de 1978 el eje del ordenamiento jurídico del sistema democrático vigente, que garantiza los derechos de las ciudadanas y ciudadanos del Estado y establece el marco a partir del cual se define el Estado de las autonomías; si reconoce las bases jurídicas de las entidades administrativas vascas del Estado español (Estatuto de Gernika y Amejoramiento del Fuero Navarro), y si es capaz de argumentar y valorar críticamente las propuestas y proyectos de futuro que realizan los distintos grupos sociales y políticos.

8.– Reconocer, situar en el tiempo y describir manifestaciones relevantes de nuestra cultura, sobre todo en los dos últimos siglos, analizando sus relaciones con el contexto histórico y ponderando su aportación a la cultura humana universal y valorando las dificultades y avatares en su proceso de conservación y/o recuperación.

Mediante este criterio se quiere comprobar si los alumnos y las alumnas saben precisar las principales manifestaciones culturales de diverso tipo -literarias, artísticas, científicas y técnicas- que han existido y existen en Euskal Herria, analizando las peculiaridades y variaciones y explicando su relación con la sociedad vasca actual, y haciendo especial hincapié en la situación minorizada del euskera y en el proceso de normalización lingüística. Asimismo, si diferencian aspectos originarios de la cultura vasca de otros externos procedentes de otros ámbitos culturales que, mediante sus aportaciones, intercambio y préstamo, han venido a enriquecerla a lo largo del tiempo.

 

ANEXO II

FILOSOFÍA I

1.– INTRODUCCIÓN

Desde la perspectiva de los objetivos del Bachillerato, la Filosofía, así como las otras materias comunes que integran el currículo en este primer curso del Bachillerato, colabora al dominio de la lengua, a la forma de razonamiento, al proceso de madurez personal, social y moral, así como a la conservación y mejora del entorno del alumnado destacando como aportación más significativa el desarrollo de una visión integradora de los diversos saberes y de habilidades o destrezas crítico-reflexivas para el análisis de la realidad que le circunda.

En la tarea de definir la Filosofía en el Bachillerato, deberían tenerse en cuenta algunas consideraciones para diseñar su marco curricular:

Actualmente en nuestro contexto socio-cultural la realidad resulta cada vez más opaca e inabarcable. En una situación permanente de cambio, en la que coexisten pluralidad de códigos, multiplicidad de informaciones, orientaciones políticas diversas, mensajes ideológicos simplistas y avasalladores; los alumnos y las alumnas son incapaces de comprender su propio mundo y están sometidos a una manipulación permanente en la que lo que predomina es la incapacidad de pensar y de vivir libremente. No hay posibilidad de distanciarse del dato presente, someterlo a crítica y tomar decisiones conscientes y responsables.

Los ideales democráticos de desarrollo de la individualidad crítica, del pluralismo, la tolerancia, la solidaridad entre los pueblos y la transformación progresiva de la sociedad no pueden alcanzarse sin alumnos y alumnas reflexivos/as y críticos, dotados de instrumentos conceptuales y destrezas de reflexión crítica que les permitan hacerse cargo de su situación y participar de un modo activo y creador en la construcción de su sociedad, en la que no podrán colaborar activamente en la lucha por la libertad, la justicia, la cooperación y la solidaridad, si ignoran el sentido de estos términos, y sólo los utilizan como vehículos de descargas irracionales.

Al hablar del contexto socio-cultural no podemos olvidar que el entorno cultural del alumno es el de Euskal Herria ni el carácter específico que adquiere todo lo citado anteriormente dentro de dicho contexto: un entorno con una evolución cultural específica en la que conviven estrechamente varias culturas y en el que el respeto entre estas culturas se vuelve fundamental; una comunidad formada por gente de muy diferente origen y de diversidad de opiniones a la hora de resolver cualquier conflicto.

En resumen, el desarrollo de la democracia y el rápido avance de las tecnologías en nuestra sociedad, hacen necesario que un currículo de Filosofía se oriente fundamentalmente a la adquisición de destrezas cognitivas y de hábitos de reflexión crítica que formen alumnos y alumnas con un alto grado de reflexibilidad, que les posibilite para la búsqueda de soluciones a problemas siempre nuevos.

La reflexión filosófica parte de la necesidad que todo hombre y mujer siente de tener una visión de sí mismo, del mundo en general y de su sociedad concreta. Y ofrece a los alumnos y las alumnas una adecuada formación para que puedan, con unas bases más sólidas y unos criterios mejor fundamentados, orientar su acción cotidiana para dar respuestas (o ampliar las preguntas) a los problemas personales y colectivos.

La Filosofía, partiendo de una concepción libre y autónoma del hombre y de la mujer, frente al modelo unidimensional promocionado por las nuevas ideologías y tecnologías, oferta, en el sistema educativo a través de su presencia en el currículo del Bachillerato, una crítica de los fundamentos de la acción humana y de los presupuestos del conocimiento en general y, sobre todo, del conocimiento científico que configura nuestra sociedad. Plantea con rigor y sistematicidad los grandes problemas que, a lo largo del tiempo, el pensamiento humano ha ido creando tales como verdad, realidad, justicia, belleza,... Es radical en la búsqueda de fundamentos de las soluciones aportadas por las ciencias, evitando tanto el escepticismo radical como el dogmatismo que impide la crítica y otras alternativas razonadas. La Filosofía, en el currículo de Bachillerato, debe contribuir en conexión con la experiencia vital, lingüística y cognitiva del alumno o de la alumna, al logro de un estilo autónomo de pensamiento y a la toma de decisiones conscientes y responsables.

La reflexión filosófica y el estudio de las diversas corrientes del pensamiento ayudan a romper el estrecho círculo del particularismo individual, social, temporal y nacional; fomentando la apertura que reclama la futura sociedad mundial, que sólo será también una sociedad libre si cuenta con alumnos y alumnas capaces de pensar con autonomía y de comprender y actuar solidariamente con los demás.

El área de Ciencias Sociales donde se ubica la Filosofía hace que ésta tenga en cuenta las aportaciones de las Ciencias Experimentales, sobre las que reflexiona críticamente estableciendo las posibilidades y límites del conocer humano. De este modo, la Filosofía, oferta a los alumnos y las alumnas la posibilidad de problematizar las numerosas informaciones recibidas en la Enseñanza Secundaria Obligatoria y en el Bachillerato de forma acrítica como si fuesen verdades evidentes.

Por otra parte, en un momento de retroceso de la influencia de los valores morales en nuestra sociedad, el conocimiento de las respuestas filosóficas, puede proporcionar "instrumentos críticos" sobre la conducta y valores a promocionar en dicha sociedad para potenciar una conducta individual y social racionalmente fundada.

 

Parece pertinente hacer especial hincapié en esta reflexión teórica y práctica que se pretende en el Bachillerato sobre la acción humana y sus resultados, los valores que guían la conducta individual y colectiva o el análisis de conflictos que tengan actualidad en el entorno.

 

Estos dos núcleos (TEORÍA Y PRAXIS) vertebran la Filosofía en el Bachillerato y potencian su acción formativa al incidir sobre los dos fines fundamentales de razón-acción humana, proporcionando a los alumnos y las alumnas la flexibilidad de pensamiento y de acción, así como una consistencia conceptual que les servirá de orientación en medio de los vertiginosos cambios teóricos, tecnológicos, éticos y estéticos que se suceden en nuestra sociedad.

Si el Bachillerato, como etapa educativa, trata de transcender la función tradicional de preparación para la Universidad, siendo sus funciones a la vez formativa, terminal o de incorporación a la vida activa, propedéutica y orientadora, la Filosofía cumple tales funciones: por ello, sería conveniente y necesario explicitar el valor formativo y orientador del papel que desempeña la Filosofía en el Bachillerato. Puede contribuir de un modo muy significativo a la formación de los alumnos y las alumnas, al posibilitar una herramienta para articular o integrar los distintos saberes, de tal modo que su enseñanza desde la perspectiva transversal contribuya a que:

– se promueva el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales;

– se fomente el pensar crítico en la paz, la solidaridad y la cooperación entre los individuos y los pueblos;

– desarrolle un pensamiento multidisciplinar en el tratamiento de los problemas;

– se facilite la adquisición de hábitos intelectuales, mediante técnicas de trabajo que capaciten al alumno y la alumna para participar activamente en la vida social y cultural.

Pero otra función que debe cumplir la Filosofía en el Bachillerato es la de orientar por sí misma, como saber histórico y como saber actual y además orientar al alumno o a la alumna hacia un futuro profesional. En este sentido debe propugnarse:

– la estructura interdisciplinar vertical (cursos) y horizontal (materias) del Bachillerato;

– la identificación de los momentos decisivos de la evolución social y la articulación interdisciplinar de la historia del pensamiento en general, la literatura, el arte, la ciencia y la filosofía. Colaborando a esclarecer la unidad real de la cultura y la forma cómo los hombres y mujeres de cada época han pensado el mundo real;

– la unidad del pasado y del presente. La construcción del pensamiento actual y el conocimiento del presente a partir del conocimiento histórico de la cultura y del esfuerzo filosófico de desarrollo, sistematización y crítica del conocimiento;

– la naturaleza filosófica y la unidad dialéctica de los grandes problemas filosóficos.

Estas dos funciones -formar y orientar- que impulsan la Filosofía en el Bachillerato, se pueden verificar a través de los objetivos que más adelante se formulan. La Filosofía debe proporcionar a los alumnos y las alumnas una madurez intelectual y humana, una capacidad para adquirir y analizar críticamente otros saberes y, también, debe preparar para desempeñar funciones de mayor complejidad y responsabilidad, al ser, en su dimensión práctica, orientadora de la praxis y de la actividad crítica de valores, normas y actitudes. Y esto lo hace la Filosofía al poner a los alumnos y la alumnas en contacto con los aspectos más relevantes del patrimonio cultura, iniciándoles en la reflexión sobre el método científico y en la metodología de los diversos saberes que han contribuido de modo decisivo a la construcción del mundo actual.

Por ello debería consolidar el proceso de maduración, iniciado en la Educación Secundaria Obligatoria. El Bachillerato coincide cronológicamente con el período de maduración de la personalidad del alumno y de la alumna, existiendo en los alumnos y las alumnas una mayor capacidad de abstracción, lo que facilitará la profundización en el análisis reflexivo que les proporcione instrumentos críticos. Además, hemos de reseñar otro aspecto motivacional, y es que los alumnos y las alumnas que accedan al Bachillerato lo hacen con carácter voluntario y con sus miras puestas, bien en el acceso a estudios superiores (tanto universitarios, como de formación profesional específica), bien en su incorporación a la vida activa profesional.

En definitiva, la Filosofía en el Bachillerato, debe contribuir a preparar/ejercitar la capacidad cognitiva, potenciar la capacidad reflexiva y crítica, proporcionar "mapas orientadores" de la acción humana, conocer nuestra tradición científico filosófica, desarrollar un talante personal de pensamiento. Estos serían los objetivos que debe trabajar en los alumnos y las alumnas con el fin de orientar y formar a los futuros universitarios y profesionales de nuestra sociedad.

Si atendemos a los objetivos generales del Bachillerato, se advierte que la contribución de la materia de Filosofía es de un enorme valor teniendo en cuenta las finalidades del Bachillerato -la formación general, la orientación de los alumnos y las alumnas, así como su carácter propedéutico para cursos posteriores y para la incorporación a la vida activa-, y los objetivos generales, directamente relacionados con la didáctica de la materia de Filosofía.

Los contenidos de la materia de Filosofía I (primer curso de Bachillerato) se presentan estructurados en torno a los núcleos temáticos: El Ser Humano, El Conocimiento, La Acción y La Sociedad, posibilitando diversidad de enfoques en el aula. En cada uno de los núcleos temáticos se reseña un título general y se explicitan diferentes temas, para que sirvan de base al profesorado a la hora de diseñar sus programaciones de Centro y de Aula, teniendo presente los intereses más relevantes de sus alumnos y alumnas. Los contenidos de Filosofía II lo están en torno a ocho autores, sin detrimento de añadir otros/as a iniciativa de cada Centro Escolar. Dichos autores/as se convierten en el punto de referencia para re-pensar los temas, problemas y planteamientos filosóficos del primer curso. Se pretende, así, dotar a la Filosofía de bachillerato de una coherencia temática que ayude al/la alumno/a en el acercamiento a la perspectiva filosófica, pretensión que tiene consecuencias directas en la consideración de ambas asignaturas: éstas se configuran, desde una perspectiva didáctica, y también epistemológica, como una sola materia de dos cursos académicos de duración. Y ello a pesar de ser estos tratados independientemente desde el punto de vista académico-administrativo. Pensemos en las ventajas que tal planteamiento conlleva para los/as alumnos/as al posibilitarles la profundización de los temas en Filosofía II mediante un contraste permanente con los contenidos de Filosofía I, al tiempo que les facilita la reflexión sobre las posiciones defendidas por cada autor.

2.– OBJETIVOS

Los contenidos de esta materia han de contribuir a desarrollar en los alumnos y en las alumnas las siguientes capacidades:

1.– Desarrollar un estilo personal de pensar y la capacidad de expresarlo clara y coherentemente de manera oral y por escrito.

2.– Comprender problemas filosóficos por medio de sus textos y utilizar para su análisis y discusión conceptos y términos de la Filosofía, asumidos comprensivamente, con una actitud de empatía y respeto.

3.– Describir y relacionar las respuestas filosóficas más relevantes, sin las que no es posible comprender y explicar nuestro actual modo de pensar y de vivir, valorando sus influencias creativas y de búsqueda de nuevas soluciones a problemas planteados.

4.– Identificar los diversos saberes, conductas y valores presentes en nuestra sociedad, comprobando desde la reflexión crítica la validez racional de sus respectivos fundamentos.

5.– Manejar procedimientos fundamentales para el trabajo intelectual: búsqueda de información, observación directa, contraste, análisis, síntesis y evaluación crítica de la misma, reconociendo el rigor intelectual necesario para la formulación y resolución de los problemas.

6.– Valorar el uso autónomo de la razón y su capacidad para regular la acción humana, individual y social, potenciando el diálogo racional y la libre expresión de las ideas, como procedimiento básico para debatir y dirimir las diferencias entre los alumnos y las alumnas.

7.– Apreciar la participación activa en la construcción de una convivencia mundial fundamentada en el respeto de los derechos humanos, individuales y colectivos, de la defensa de la naturaleza y de la paz.

8.– Mostrarse sensible hacia los argumentos, las respuestas filosóficas y las creencias de los otros, como un modo de enriquecer y contrastar nuestras propias opiniones, así como valorar la multidisciplinariedad como una característica distintiva de los saberes actuales.

9.– Adquirir una actitud crítica ante todo intento de justificación de las desigualdades y discriminaciones sociales por motivaciones de raza, sexo, creencias u otras características individuales o sociales.

3.– CONTENIDOS

A) Contenidos Conceptuales:

 

NÚCLEO 1 - EL SER HUMANO

1.– Naturaleza y cultura

2.– Razón y pasión

3.– Historia y diversidad cultural

NÚCLEO 2 - EL CONOCIMIENTO

1.– Conocimiento y realidad

2.– Conocimiento sistemático racional

3.– Lenguaje y verdad

4.– Verdad y conocimiento

NÚCLEO 2 - EL CONOCIMIENTO

1.– Acción humana: libertad y moralidad

2.– La tecnología

3.– La creación artística

NÚCLEO 4 - LA SOCIEDAD

1.– La sociedad humana

2.– Sociedad civil y estado

3.– Derecho, justicia y cambio social

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Identificación de las ideas previas y definición de los conceptos básicos que caracterizan las diferentes interpretaciones acerca del ser humano, el conocimiento, la acción y la sociedad: para confeccionar esquemas y/o mapas conceptuales.

2.– Aplicación de las técnicas más elementales del trabajo intelectual: doble lectura de los textos, subrayado, esquemas y resúmenes; así como otras técnicas más complejas: recogida de información, sistematización de datos, análisis y síntesis.

3.– Lectura y comentario de obras sencillas relativas a la temática de la materia y de textos filosóficos, literarios o de otros ámbitos que permitan identificar una problemática clara.

4.– Realización de trabajos escritos –individuales y colectivos– según criterios, sugerencias y orientaciones previamente establecidas; analizando y evaluando: la definición de términos, el reconocimiento de los problemas filosóficos, la interpretación de textos y la selección y valoración bibliográfica.

5.– Preparación y realización de exposiciones orales y debates orientados a fomentar la coherencia y el rigor en la expresión y argumentación de ideas, así como en la toma de decisiones.

6.– Análisis de hechos y situaciones culturales de Euskal Herria, buscando aquellos fundamentos filosóficos, que permitan reconocer las distintas opciones.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Valoración de la diversidad de representaciones y opiniones sobre el ser humano, el conocimiento, la acción humana y la sociedad como una manifestación de enriquecimiento cultural; mostrando una actitud receptiva y respetuosa ante las convicciones ajenas.

2.– Promoción de una actitud analítica de los valores que subyacen en toda cultura, y de forma específica en la cultura del País Vasco, y en toda trama social, valorando positivamente los esfuerzos por una convivencia solidaria, tolerante y fundada en la paz.

3.– Reflexión crítica ante la ciencia, evitando una concepción neutral y reduccionista de ésta, procurando no marginar de la reflexión ni las implicaciones éticas, ni los costes sociales y ecológicos de la ciencia, ni sus logros.

4.– Preocupación por el desarrollo integrador de la persona armonizando los procedimientos del pensamiento racional y los sentimientos, deseos y afectos que conforman nuestras representaciones mentales.

5.– Participación en la vida social de su entorno desde la base de modelos de sociedad multiculturales.

4.– CRITERIOS DE EVALUACIÓN

1.– Exponer, de forma clara y coherente, el resultado del trabajo realizado sobre los problemas filosóficos, valorando las conclusiones alcanzadas.

Este criterio trata de comprobar el progreso en la competencia lógica y argumentativa de los alumnos y las alumnas, aplicada al ámbito de la reflexión filosófica. La realización de trabajos escritos variados y la exposición oral, respecto a cuestiones problemáticas que se le planteen, muestran y favorecen la madurez progresiva del alumno y de la alumna en el proceso de asimilación y formulación del propio pensamiento filosófico.

Al mismo tiempo, se pretende evaluar el grado de conceptualización obtenido sobre los problemas analizados, la capacidad de identificación y reconstrucción de los mismos, así como su competencia en el análisis y síntesis de los aspectos más relevantes.

2.– Analizar textos breves y sencillos de carácter filosófico, atendiendo a la identificación de su contenido temático, a la explicación de los términos específicos que aparecen en los mismos y a la relación de su contenido con los conocimientos previamente adquiridos.

Con este criterio se trata de comprobar la capacidad desarrollada por el alumno y la alumna para leer comprensivamente y analizar textos sencillos que hagan referencia a problemas de carácter filosófico, mostrando dicha capacidad en la identificación y reformulación –con su propia expresión– de la tesis fundamental, en la realización de esquemas conceptuales y en la explicación de los términos o conceptos específicos. Se pretende asimismo evaluar su capacidad para establecer relaciones entre los problemas planteados en los textos y los conocimientos previamente adquiridos.

3.– Realizar, de forma individual o en grupo, un trabajo monográfico, acerca de algunos de los problemas filosóficos que suscite mayor grado de interés para los alumnos y las alumnas, tratando de establecer una relación entre éste y los núcleos de contenidos.

Este criterio trata de evaluar la capacidad de los alumnos y las alumnas para realizar, con las orientaciones pertinentes, trabajos sencillos de investigación sobre algún problema o aspecto de la realidad actual que suscite su interés, abordando tanto tareas de planificación (metodología de trabajo que se va a utilizar, fuentes de consulta, etc.) como de ejecución propiamente dicha (planteamiento del tema, aportación de información y de argumentos contrastados, valoración de las conclusiones alcanzadas). Ambos aspectos trabajados correlativamente permiten comprobar el grado de autonomía adquirido en el modo de plantear problemas filosóficos, de tratar la información adquirida y de formular y valorar conclusiones.

4.– Archivar información de acuerdo con criterios de validez, actualidad, objetividad y pertinencia respecto a los aspectos filosóficos ya tratados, adoptando una actitud reflexiva y crítica ante informaciones de diversa procedencia.

Este criterio trata de comprobar la capacidad del alumno o de la alumna para seleccionar información recurriendo a fuentes diversas y de distinta índole (a partir de su experiencia diaria de la sociedad en la que vive y de los conocimientos proporcionados por otros saberes o por los medios de comunicación, consulta de textos, manuales y diccionarios de Filosofía), y para valorar su dominio de destrezas de carácter general, como la observación y descripción de su realidad social, la clasificación y sistematización, la comparación y valoración, etc., necesarias para la utilización crítica de toda la información.

5.– Conocer y analizar las características específicas del ser humano, identificando alguna de las posiciones filosóficas planteadas al respecto y valorando, al mismo tiempo, su vigencia y utilidad crítico-constructiva.

 

Este criterio hace referencia a la capacidad desarrollada por el alumno o la alumna para reflexionar sobre la especificidad de los seres humanos, utilizando y contrastando informaciones que, desde distintos campos del saber, aporten conocimientos e ideas diversas sobre las identidades y las diferencias entre los seres humanos. Por otra parte, atiende a la capacidad del alumno y de la alumna para reconocer posiciones más relevantes en la comprensión actual del tema.

6.– Conocer y analizar la especificidad de la acción humana, atendiendo a alguno de los problemas que la Filosofía plantea respecto a sus dimensiones ética, técnica y estética, y utilizando los conocimientos adquiridos para comprender y enjuiciar críticamente las repercusiones que para la vida humana, individual o colectiva, tienen distintos modos de actuación.

Mediante este criterio se pretende evaluar la capacidad del alumno o de la alumna para dar argumentos acerca de la dimensión ética, técnica o estética propia de la acción humana; así como, para establecer relaciones entre diferentes modos de interpretar la acción, o de actuar mediante una participación activa, y las consecuencias sociales que ello comporta, adoptando un juicio crítico al respecto.

7.– Reconocer y explicar las características más relevantes de los distintos tipos de conocimiento, analizando alguno de los problemas que pueden plantearse en su conexión con la corrección argumentativa, la verdad y la realidad.

Este criterio pretende evaluar el grado de comprensión alcanzado por los alumnos y las alumnas acerca de alguno de los problemas existentes sobre el conocimiento y su evolución, la verdad y la realidad y sus relaciones, tomando en consideración distintas concepciones sobre los problemas planteados y relacionándola con otros ámbitos de la experiencia humana.

8.– Participar en debates sobre temas o hechos de actualidad en Euskal Herria, relacionados con los contenidos de los núcleos, confrontando posiciones filosóficas y valorando sus aportaciones para la comprensión de los mismos.

Este criterio trata de evaluar la capacidad de los alumnos o de las alumnas para abordar cuestiones de actualidad adoptando un punto de vista filosófico y confrontando las propias posiciones con las mantenidas por otros; así como, su valoración de las aportaciones presentes o pasadas realizadas por los filósofos a los debates de nuestro tiempo. Por otra parte, la aplicación de este criterio permite comprobar su competencia comunicativa, su grado de empatía y su capacidad para expresar y contrastar sus propias ideas tomando en consideración las ideas de los demás.

9.– Reconocer y explicar aspectos significativos de la vida humana en sociedad, analizando alguno de los problemas fundamentales que la Filosofía plantea sobre la organización social y la relación individuo-sociedad.

Este criterio hace referencia a la capacidad de los alumnos y las alumnas para explicar la dimensión social del ser humano, así como para comprender y enjuiciar la organización social como marco del desarrollo personal, enjuiciando críticamente todo intento de justificación de las desigualdades sociales basada en diferencias de sexo, raza, creencias u otras características individuales o sociales.

10.– Conocer y justificar la necesidad de que la razón humana se utilice para construir una sociedad más justa, democrática y solidaria.

Este criterio nos permite valorar la capacidad de los alumnos y alumnas para asimilar el valor de la razón como criterio constructor de una sociedad justa e igualitaria, fundamentada, por tanto, en la aceptación incondicional de la pluralidad ideológica, política, moral, racial, cultural, sexual...

FILOSOFÍA II

1.– INTRODUCCIÓN

La Filosofía II o Historia de la Filosofía abarca un conjunto de reflexiones en torno al ser humano y su mundo, situándolas en los distintos momentos históricos en los que se generaron como un intento progresivo de comprender racional y críticamente la realidad en su totalidad, así como de orientar la acción humana en el plano individual y en el colectivo.

En tal sentido la presencia de esta materia en el Bachillerato, junto con la materia de Filosofía I en el primer curso de la que es continuación y complemento, puede y debe contribuir de forma decisiva a la madurez intelectual y humana que se persigue en esta etapa, proporcionado al alumnado una serie de capacidades generales y específicas imprescindibles para estudios posteriores y para su inserción como sujeto activo en el mundo presente.

Esta materia contribuye de forma decisiva a que el alumnado madure su capacidad de análisis y valoración crítica de las realidades del mundo contemporáneo y los antecedentes y factores que influyen en él, y ayuda a consolidar una madurez personal, social y moral que les permita actuar de forma responsable y autónoma y a participar de forma solidaria en el desarrollo y mejora del entorno social.

La Historia de la Filosofía en el Bachillerato tiene varias funciones:

a) Una función reconstructiva del pensamiento que destaca la transcendencia de los problemas planteados y de las respuestas ofrecidas por las mujeres y hombres pensadores en el pasado para la comprensión de estas mismas cuestiones en el presente. El análisis y valoración crítica del complejo sistema de conocimientos, saberes, ideas, creencias, valores y comportamientos del mundo contemporáneo no es posible sin la consideración de los antecedentes y factores que influyen en él.

La Historia de la Filosofía ha de favorecer la toma de conciencia del carácter histórico de las teorías filosóficas y de los paradigmas científicos, clarificando el marco y las condiciones sociales, culturales, políticas o religiosas en las que surgen, los supuestos de los que se parte, los posibles prejuicios discriminatorios que comparten; a la vez, ha de definir las relaciones de similitud y diferencia respecto a otros productos culturales como el arte, la literatura, etc., igualmente afectados de historicidad.

En definitiva, se trata de alcanzar una visión crítica de la Historia del Pensamiento que permita al alumnado un mayor rigor a la hora de evaluar la realidad presente. En este sentido, una revisión crítica de la Filosofía desde el análisis de género puede contribuir a ampliar la visión que de la historia del pensamiento tiene el alumnado.

b) Una función anticipadora de futuro: la Historia es algo más que una corrección de errores del pasado. La Historia es, también, un conjunto de disponibilidades que encontramos a nuestro alcance y con las cuales podemos y estamos obligados y obligadas a enfrentarnos. Toda actividad humana, incluida la teórica, responde a unas necesidades y se refiere a unos proyectos. La Historia de la Filosofía ha recogido, en forma de textos filosóficos, los sistemas conceptuales mediante los cuales los pensadores han tratado de dar respuesta a tales necesidades e iluminar sus proyectos a la luz de las cuestiones últimas y más radicales que pueda plantearse el ser humano y que dan pleno sentido a su quehacer.

Este legado, de algún modo, forma el substrato de las formas de pensar y valorar que caracterizan la Cultura en la que está inserto el alumnado. La Historia de la Filosofía resulta, así, una base necesaria para proyectar el futuro.

c) Una función articuladora de la Historia de los saberes que forman parte del currículo para comprender sus interrelaciones, sus semejanzas y diferencias, aquello que comparten y lo que tienen de específico, y, sobre todo, el valor, el alcance y los límites de la propia ciencia y de la razón humana.

Esta función permitirá conectar con la perspectiva de una historia de las ideas (físicas, sociológicas, psicológicas, jurídicas, religiosas...) que permita a los alumnos y alumnas integrar los distintos saberes que son objeto de enseñanza y aprendizaje en sus estudios y que les posibilite reflexionar sobre los diferentes paradigmas que tales saberes han asumido en el curso de la Historia. Podrán, así mismo, comprender, de forma más contextualizada, los elementos fundamentales de la investigación y del método científico.

Estas funciones han de guiar el proceso de enseñanza-aprendizaje de la Filosofía II o Historia de la Filosofía. Sin embargo hay que tener en cuenta el sentido que esta disciplina tiene en el Bachillerato diferenciándolo del que puede tener en los estudios universitarios. En este sentido parece más conveniente un enfoque basado en el contacto directo con algunos textos filosóficos representativos de los diferentes períodos históricos en lugar de un conocimiento genérico de un amplio repertorio de autores que van desde los presocráticos hasta nuestros días. Es bastante evidente la dificultad que presentaría para los alumnos y alumnas del Bachillerato, que se han iniciado por vez primera en el curso anterior en la reflexión filosófica y en el contacto con un pensamiento de gran nivel de abstracción, lograr, en el transcurso de un curso académico, un aprendizaje significativo de todos y cada uno de los principales sistemas conceptuales que la Filosofía Occidental ha producido hasta nuestros días, tarea más propia de los estudios universitarios.

Tal como se expone en el currículo de Filosofía I, se propone un enfoque unitario de las dos asignaturas (I y II) que permita lograr una visión no fragmentada sino global de Filosofía y en concreto en la Filosofía II una visión global de la historia del pensamiento (en Occidente) a partir del estudio de algunos autores y textos que aborden problemas representativos de su época relacionados con los estudiados en Filosofía I, de tal forma que los alumnos y alumnas se sitúen de una forma consciente y crítica en su propia cultura y descubrir en el seno de la misma cómo se han configurado determinadas formas de comprender el mundo y al propio ser humano.

Cuando hablamos de la Cultura en que vive inserto el alumnado no podemos olvidar que nos estamos refiriendo a la Cultura Occidental y, por tanto, no la única. Pero tampoco podemos olvidar lo específico de la evolución cultural de Euskal Herria: un proceso de romanización no homogéneo en todas las tierras de nuestro pueblo, el proceso de cristianización, las relaciones con los pueblos y lenguas vecinas, el peso de la Ilustración, el conflicto entre el pensamiento liberal y conservador, la defensa de la propia identidad y el paso de una cultura rural a una cultura cada vez más urbana abierta a todo tipo de ideas y de influencias y, por consiguiente, cada vez más plural.

La propuesta que se hace para este nivel tiene en cuenta, por tanto, que el alumnado ya ha tenido un primer contacto con cuestiones filosóficas esenciales y con textos breves en el primer año de Bachillerato. Se pretende ahora que el/la alumno/a sea capaz de comprender sistemas filosóficos de diferentes épocas y de analizar textos más completos y complejos, todo ello en relación permanente con Filosofía I.

Si se está de acuerdo con Kant en que "no se aprende filosofía, se aprende a filosofar", el diálogo experto con textos del pasado ha de combinar la tarea de comprender el discurso filosófico elaborado por otras personas con la de reflexionar y madurar la propia posición ante los problemas planteados. Se parte del decir filosófico para poder elaborar el propio discurso filosófico haciéndose consciente de las raíces de la propia cultura y del propio sistema de ideas y valores.

La lectura de textos filosóficos con un elaborado nivel de desarrollo conceptual y argumental, con un determinado grado de estructuración lógica contribuirá a desarrollar en las alumnas y alumnos que cursan el Bachillerato su capacidad de lectura comprensiva de otras obras y textos disciplinares científicos o técnicos con las que se van a enfrentar al precisar su itinerario formativo posterior.

El esfuerzo por identificar los problemas contenidos en el texto, por analizar el sistema conceptual bajo el que se abordan desarrollará en ellos y ellas destrezas de tipo analítico y aprendizajes metacognitivos en el sentido de aprender a seleccionar de forma significativa los elementos relevantes para la comprensión del problema.

La tarea de interpretar el texto a partir del contexto teórico, social y cultural de la época en que surgen desarrollará en ellos hábitos de autonomía a la hora de determinar sus propias necesidades de información y la selección de los elementos necesarios para dar sentido al texto. El uso de obras generales introductorias a la Historia de la Filosofía y de la Ciencia, Diccionarios de Filosofía, Introducciones al pensamiento de los propios autores y autoras, etc. implica educar a los alumnos y alumnas en estrategias de selección, recogida y organización de la información. Esto será imprescindible a la hora de establecer el marco referencial del texto.

También es conveniente implicar a los alumnos y alumnas en la tarea de elaborar un trabajo monográfico a lo largo del curso en el que se aborde alguna de las cuestiones básicas del pensamiento filosófico en su proceso de desarrollo histórico lo que les permitiría desarrollar capacidades orientadas a la estructuración de la investigación, aprender a dar forma a los resultados y conocer las normas de la presentación formal de los mismos, estrategias todas ellas que son idóneas para futuras tareas de investigación en cualquiera de las disciplinas con las que se enfrenten.

Si algunas de estas tareas se propone para realizar en pequeños grupos puede facilitar aprendizajes de trabajo cooperativo, de reparto de tareas y responsabilidades y de toma de decisiones grupales, aspectos esenciales para una vida profesional futura.

El esfuerzo por contrastar diferentes posiciones ante los problemas, el relacionar los problemas entre si o las diferentes escuelas y teorías filosóficas, el intento de situar los problemas y las teorías en su contexto histórico permitirá que los alumnos y alumnas aprendan a relacionar puntos de vista diferentes, amplíen su visión del problema y maduren su propia posición, lo que les posibilitará tener los elementos necesarios para situarse de forma personal y crítica en el complejo mundo ideológico y científico contemporáneo.

Finalmente, la exposición oral del resultado de su investigación, el contraste de su propia posición con la de sus compañeros y compañeras, la participación en los debates que se susciten a partir de los problemas planteados, puede se una base idónea para desarrollar actitudes de escucha, respeto, tolerancia rigor intelectual y crítica constructiva, así como una capacidad dialéctica mínima.

Se propone, por tanto, una metodología hasta cierto punto inductiva, en la que partiendo, en la medida de lo posible, del propio texto y de los problemas que en él se plantean, se encuadre la respuesta en el sistema conceptual de la autora o del autor, se interprete a la luz de los datos históricos de la época en que surge y que todo ello sirva de punto de apoyo a la reflexión sobre su incidencia posterior, su vigencia actual y el significado que puede tener para el propio pensamiento del alumnado, todo ello con la ayuda de los conocimientos y destrezas adquiridos en Filosofía I.

No hay que olvidar que el estudio de la Historia de la Filosofía es un estudio de gran contenido conceptual y que, por consiguiente, el propio lenguaje se convierte en el medio y en el principal obstáculo con el que puede tropezar el alumnado. Será, por tanto, importante enriquecer la capacidad lingüística del alumnado, empezando por eliminar toda utilización sexista, así como otros tipos de discriminación lingüística, elevando a la vez su capacidad abstractiva. Para ello habrá que partir de sus ideas, conocimientos y habilidades previas. Pero lo que se propone es un trabajo fundamentalmente procedimental: la estructura conceptual del alumnado se irá construyendo progresivamente al hilo de su participación activa en la lectura del texto, en su análisis e interpretación, en la reflexión personal y en la construcción de su propio discurso filosófico en forma de disertación, comentario o algo semejante. En todo caso será importante motivar al alumnado por la tarea procurando acercar los problemas filosóficos a su propia experiencia de forma que les sean "útiles" en el proceso de maduración de su mundo vital. En este sentido, será importante tener en cuenta que las alumnas necesitan modelos con referencias de mujeres en la historia del pensamiento para que puedan entender su experiencia y su pensamiento en relación con las de otras mujeres del pasado y del presente.

En coherencia con tal enfoque habrá de valorarse especialmente la capacidad creativa del propio alumnado a la hora de saber relacionar los conceptos y problemas filosóficos planteados en el texto con su propio pensamiento, con su experiencia y con las propuestas que él o ella misma pueda hacer para responder al problema. Será menos importante valorar cuánto sabe de la materia, cuántos autores domina o con qué precisión utiliza los términos más técnicos que la riqueza de relaciones y significados que es capaz de percibir en los textos y en los problemas que se le plantean.

2.– OBJETIVOS GENERALES

Esta materia ha de contribuir a que el alumnado desarrolle las siguientes capacidades:

1.– Identificar los problemas filosóficos contenidos en los textos, relacionarlos con los del curso anterior y con una adecuada información acerca de ellos, analizarlos, interpretarlos y valorarlos críticamente, contextualizándolos en el marco histórico, social y cultural en el que surgen.

2.– Relacionar las teorías filosóficas con el marco histórico, social y cultural en el que son planteadas y del que son su expresión.

3.– Comprender la relación existente entre teorías y corrientes filosóficas que se han sucedido a lo largo de la Historia considerándolas en su avance en espiral, analizando tanto las semejanzas cuanto las diferencias, en el modo de plantear los problemas y/o las soluciones propuestas y valorando su contribución a la formación del pensamiento contemporáneo.

4.– Reconocer el significado y la trascendencia de cuestiones básicas que han ocupado de manera permanente al ser humano en su reflexión filosófica, especialmente las tratadas el curso anterior, así como la relevancia de las doctrinas y debates filosóficos del pasado para la comprensión del mundo actual.

5.– Tomar conciencia de la necesidad de comprensión plena del otro (texto o interlocutor) como condición de posibilidad del desarrollo del propio punto de vista y de una confrontación teórica fructífera, desarrollando una actitud de tolerancia y respeto ante las opiniones de los demás, asumiendo de forma positiva nuestra pluralidad ideológica y cultural.

6.– Desarrollar estrategias de expresión oral y escrita del propio pensamiento y del pensamiento de los autores estudiados, de recogida, selección y ordenación de información relevante desde el punto de vista filosófico y de análisis crítico de la discursividad racional.

 

7.– Identificar y madurar la propia posición ideológica y filosófica en el contexto cultural de su medio, reconociéndola como heredera de una historia de pensamiento y situándose ante ésta de forma reflexiva y crítica.

8.– Valorar el esfuerzo por el rigor intelectual en el análisis de los problemas, así como la libre expresión de ideas y el diálogo racional frente a toda forma de dogmatismo y fanatismo y desarrollar una actitud de tolerancia ante las diferentes y posibles respuestas a los problemas básicos del ser humano.

9.– Apreciar la capacidad del ser humano para utilizar todas sus potencialidades racionales tanto a la hora de acercarse a las grandes cuestiones filosóficas como a la de plantearlas y resolverlas.

10.– Enjuiciar críticamente las conceptualizaciones de carácter excluyente o discriminatorio que han formado parte del discurso filosófico, como el androcentrismo, el etnocentrismo u otras.

3.– CONTENIDOS

A) Contenidos Conceptuales: de cada uno de los siguientes bloques se deberán elegir al menos dos autores.

NÚCLEO 1 - FILOSOFÍA ANTIGUA

Tanto Platón como Aristóteles o alguna de las grandes escuelas filosóficas de la antigüedad clásica pueden servir para ilustrar la forma en que fueron abordadas algunas cuestiones tales como la constitución del pensamiento racional, el tema de la naturaleza y realidad, la vida feliz y deseable o la organización de la polis.

NÚCLEO 2 - FILOSOFÍA MEDIEVAL

El estudio de Agustín de Hipona, Tomás de Aquino, G. de Ockham o Nicolás Maquiavelo puede servir de base para abordar problemas como razón, fe y autoridad, el problema de Dios y la creación del mundo, la ética y el poder, el derecho y la justicia, etc.

 

NÚCLEO 3 - FILOSOFÍA MODERNA

Dentro de la Filosofía Moderna una cuestión central a la que se debe atender es la constitución y consolidación del nuevo concepto de razón autónoma que aparece en los siglos XVI y XVII y se desarrolla a lo largo de esta época como razón que aspira a fundamentarse a sí misma y a fundamentar toda cuestión que aborde el ser humano. Los sistemas filosóficos racionalistas de Descartes y Spinoza, las filosofías empiristas de Locke y Hume o la filosofía crítica de Kant junto con los planteamientos radicales de Rousseau pueden ilustrar el desarrollo de esta problemática en este período.

NÚCLEO 4 - FILOSOFÍA DEL SIGLO XIX y CONTEMPORÁNEA

Una panorámica al siglo XIX debería abarcar las muy diversas tendencias del mismo: J. S. Mill, Marx o Nietzsche, cada uno de ellos con sus marcadas peculiaridades, pero los tres con una respuesta a la crisis del pensamiento en un intento de recomponer la realidad puesta en tela de juicio.

 

El pensamiento contemporáneo, referido exclusivamente al siglo XX, se caracteriza por presentar el surgimiento y desarrollo de una gran variedad de posiciones y tendencias filosóficas; la reflexión filosófica abandona progresivamente el empeño por construir grandes sistemas y se centra en el análisis de determinados problemas especialmente representativos del complejo mundo surgido de la revolución industrial e informática.

Diferentes autores y corrientes filosóficas pueden servir para desarrollar los rasgos de este período: Wittgenstein, Heidegger, Ortega.

B) Contenidos Procedimentales:

En relación a la lectura comprensiva del texto:

1.– Identificación del problema general y de los diferentes aspectos que se abordan en el texto.

2.– Análisis y definición de significados de términos filosóficos específicos.

3.– Identificación de la estructura expositiva del texto, de los conceptos relevantes, de sus relaciones, de las argumentaciones y datos de apoyo.

4.– Identificación de posibles términos sexistas o discriminatorios utilizados en el texto.

En relación al tratamiento de la información:

5.– Utilización de fuentes de información diferentes.

6.– Selección de la información más adecuada en relación al texto y al problema abordado.

7.– Confección de resúmenes, esquemas, fichas y mapas conceptuales.

8.– Organización de la información y planificación del trabajo individual y en grupo.

En relación a la interpretación del texto:

9.– Interpretación del texto a la luz de la información sobre el autor o autora y época.

10.– Comparación de la propuesta del texto y del autor con otras posturas y teorías diferentes.

11.– Crítica de los supuestos implícitos o explícitos, entre otros del posible carácter androcéntrico del pensamiento expresado en el texto.

12.– Evaluación de la consistencia y coherencia de las argumentaciones del texto.

13.– Identificación de los aspectos del problema vigentes en el pensamiento actual.

14.– Identificación de la propia posición ante el problema.

En relación a la elaboración del propio discurso:

15.– Exposición oral del propio trabajo.

16.– Participación en debates exponiendo de forma razonada la propia posición.

17.– Exposición por escrito del sentido del texto, su interpretación y valoración.

18.– Realización de trabajo de síntesis.

19.– Elaboración de trabajos monográficos sobre un tema guardando las normas formales de presentación.

20.– Elaboración de escritos breves o disertaciones sobre alguna de las cuestiones del texto.

21.– Utilización de un lenguaje oral y escrito no sexista.

C) Contenidos Actitudinales:

En relación al discurso filosófico:

1.– Interés por los problemas filosóficos del pasado como condición de comprensión de las formas de pensar y valorar del mundo actual y del propio mundo de ideas y valores.

2.– Valoración de la aportación de la historia del pensamiento filosófico a la formación de la cultura occidental actual.

3.– Desarrollo de una actitud crítica hacia las teorías y sistemas filosóficos identificando sus bases histórico-culturales, su función social y sus posibles concepciones discriminatorias hacia determinados grupos de personas (extranjeros, esclavos, mujeres, etnias, niños/as, ancianos/as, creencias...).

En relación a la propia actividad filosófica:

4.– Interés por identificar, madurar y consolidar la propia posición filosófica.

5.– Gusto por la curiosidad intelectual, la claridad, el rigor y la precisión conceptual y terminológica.

 

6.– Interés por buscar la originalidad, la creatividad y el pensamiento personal en los propios trabajos.

7.– Aprecio del valor de la reflexión racional en la regulación de la acción individual y colectiva.

8.– Participación activa en el trabajo en equipo.

En relación a la comunicación:

9.– Defensa de la libre exposición de las ideas, respeto a las opiniones diferentes y rechazo de actitudes impregnadas de sexismo, dogmatismo, fanatismo e intolerancia.

10.– Desarrollo de actitudes dialógicas que favorezcan la plena comprensión del otro y la interpretación objetiva de su pensamiento: actitud de escucha, de colocarse en el punto de vista ajeno, de cuestionar, de confrontar ideas etc.

11.– Gusto por la correcta presentación de los trabajos escritos y la claridad en la exposición oral

4.– CRITERIOS DE EVALUACIÓN

1.– Analizar el contenido de un texto filosófico atendiendo a la identificación de los problemas planteados en él, la significación de los conceptos y términos específicos utilizados y de la estructura expositiva del texto (tesis, argumentación, conclusiones).

Este criterio trata de evaluar la capacidad de los alumnos y alumnas para comprender textos de cierta densidad conceptual y argumentativa.

El desarrollo de tal capacidad se puede considerar una cuestión básica e imprescindible para enfrentarse a los textos de las diferentes disciplinas científicas en cualquiera de las posteriores alternativas de estudios relacionadas con la Modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales y, también, en las que hacen relación a las otras Modalidades del Bachillerato.

La comprensión del texto implica una actividad de análisis que permita identificar el problema (o problemas) planteados en el texto, precisar el significado de los conceptos relevantes y de los términos específicos a partir de los cuales se plantea el problema y reconocer las proposiciones y argumentos que sustentan las tesis mantenidas y las conclusiones que se derivan.

2.– Interpretar el sentido de un texto filosófico relacionándolo con su contexto teórico, social y cultural y analizando las diferencias entre la propuesta que se ofrece y otras alternativas a los mismos problemas desarrolladas en la Historia de la Filosofía.

Este criterio trata de evaluar la capacidad del las alumnas y alumnos para explicar con sus propias palabras y de forma argumentada el sentido de un texto filosófico.

Esta capacidad implica la adecuada utilización de la información obtenida sobre el marco teórico y conceptual del autor, el contexto social y cultural en los que surge el problema o problemas a los que el texto trata de dar una respuesta y otros intentos de solución en contextos similares o diferentes.

No se trata tanto de valorar el "acierto" de la interpretación sino el desarrollo de la capacidad para integrar en torno a un texto filosófico informaciones diferentes y exponer oralmente y/o por escrito las conclusiones obtenidas de una forma clara, coherente y razonada.

El desarrollo de esta capacidad permitirá a las alumnas y alumnos enfrentarse a la necesidad de seleccionar, evaluar, sintetizar y organizar los datos de una información creciente en las diferentes áreas del saber.

3.– Comentar y enjuiciar críticamente, tanto por escrito como oralmente, un texto filosófico identificando los supuestos implícitos que lo sustentan, la consistencia de sus argumentos y conclusiones, así como la vigencia de sus aportaciones en la perspectiva de una mejor comprensión crítica de la forma de pensar del mundo contemporáneo.

Este criterio trata de evaluar el grado de madurez personal que se refleja en la capacidad para valorar de forma crítica un texto filosófico.

Esta capacidad se puede poner de manifiesto a través de actividades complementarias que ayuden a los alumnos y alumnas a desvelar los supuestos (creencias, prejuicios, intereses culturales y sociales...) de las propuestas analizadas, que les permitan apreciar la mayor o menor coherencia de las mismas y que les faciliten reconocer la contribución de las concepciones del pasado (en sus rasgos positivos y en sus limitaciones) a la formación de las interpretaciones filosóficas de nuestro tiempo, al desarrollo de nuestra propia cultura y al pensamiento propio de cada alumna/o.

4.– Recoger información relevante y organizarla elaborando un trabajo escrito sobre alguna cuestión básica de la historia del pensamiento filosófico.

Este criterio trata de evaluar en qué medida los alumnos y alumnas son capaces de planificar y elaborar breves trabajos escritos o algún pequeño trabajo monográfico a lo largo del curso sobre alguna cuestión o problema filosófico relevante de los que se plantean en los contenidos de los núcleos.

Tal criterio permitirá evaluar el grado de iniciativa, autonomía y originalidad para desarrollar estrategias de búsqueda, selección y estructuración de la información así como de las orientadas a la exposición y presentación de las conclusiones.

El desarrollo de ambas dimensiones (el tratamiento de la información y la presentación de las ideas) son destrezas básicas para cualquier disciplina o modalidad de estudio hacia la que se orienten los alumnos y alumnas.

5.– Determinar el tipo de relaciones que se dan entre los problemas y teorías filosóficas analizadas y las condiciones históricas, sociales y culturales en las que surgieron y a las que intentaron dar respuesta.

Este criterio trata de evaluar el grado de competencia de los alumnos y alumnas para situar los problemas y las teorías filosóficas en el medio socio-cultural histórico en el que surgen y del que son su expresión.

Se trata de precisar el tipo de relaciones que se establecen entre las propuestas filosóficas y su marco histórico, social y cultural: semejanzas, diferencias e influencias recíprocas con otras manifestaciones culturales de la época (mito, ciencia, religión, arte, literatura), respuesta a problemas y necesidades de la sociedad de su tiempo, intereses y/o prejuicios que pudiera expresar, tipo de acogida que recibe la propuesta...

6.– Ordenar y situar cronológicamente las diversas interpretaciones filosóficas analizadas a partir de los núcleos en el proceso de su desarrollo histórico, identificando sus influencias, semejanzas, y diferencias mas relevantes, y reconociendo las permanencia e historicidad de sus propuestas.

Este criterio trata de evaluar la capacidad de las alumnas y alumnos para clasificar, ordenar y situar los sistemas filosóficos en los que se enmarcan los textos, en el proceso histórico del desarrollo del pensamiento humano (dentro de nuestra Cultura Occidental en concreto).

Se trata de identificar los lazos de dependencia que se dan entre las diferentes teorías filosóficas, sus influencias, similitudes y/o discrepancias tanto en la forma de plantear los problemas, como en los supuestos de los que se parte y en las soluciones concretas de cada planteamiento.

También se trata de valorar el peso de las aportaciones de cada corriente analizada en la formación del pensamiento de nuestro tiempo y en la propia posición ideológica y filosófica.

El desarrollo de esta capacidad está fuertemente vinculada a la necesidad de lograr una visión histórica global de las grandes líneas de pensamiento y propuestas alternativas que se han desarrollado históricamente en el proceso de construcción de nuestra Cultura,

7.– Analizar críticamente las conceptualizaciones de carácter excluyente y discriminatorio (androcentrismo, etnocentrismo u otras) que aparecen en el discurso filosófico de distintas épocas históricas relacionando tales concepciones con las que perviven en la cultura y el pensamiento actual.

Con este criterio se pretende evaluar la capacidad de las alumnas y alumnos para descubrir y analizar en los textos y en los sistemas filosóficos contemplados los supuestos androcéntricos, etnocéntricos, xenófobos etc., así como los posibles intentos de justificación (explícitos o implícitos) de la inferioridad de las mujeres, de las otras etnias y culturas y, en general, de la determinados grupos humanos basándose en le edad, las creencias, los rasgos físicos, la orientación sexual o enfermedades y minusvalías, etc.

También se pretende evaluar su capacidad para adoptar una actitud crítica frente a este tipo de planteamientos y para valorar las consecuencias sociales de los mismos a lo largo de la historia y en el mundo contemporáneo (en especial las que tengan más incidencia en el País Vasco y en el propio medio cultural de los alumnos y alumnas).

8.– Participar en debates sobre algún problema filosófico del presente que suscite el interés del grupo de alumnos/as a partir del análisis de los problemas planteados en los textos y en las teorías filosóficas, aportando cada uno/a sus propias reflexiones y desarrollando actitudes de escucha y respeto ante los otros puntos de vista.

Con este criterio se quiere comprobar la capacidad para interesarse por alguno se los problemas del mundo actual, para establecer relaciones entre la forma de plantear filosóficamente esos problemas ahora y en otras formulaciones del pasado y para identificar su propia posición y exponer oralmente sus reflexiones ante los/as otros/as.

9.– Elaborar, individualmente o en equipo, tablas sincrónicas en las que cada uno de los filósofos estudiados se contextualice con otros acontecimientos históricos (políticos, artísticos, literarios, científicos...).

Con este criterio podremos medir varios objetivos aunque sea de forma indirecta. En cualquier caso, está directamente relacionado con la contextualización, una de las más interesantes, pero a la vez complejas, destrezas que debemos potenciar en la clase de Filosofía II.

 

ANEXO III

GRIEGO

INTRODUCCIÓN

El estudio de la lengua y la cultura griegas en los dos cursos de Bachillerato se concibe como una introducción general al conocimiento de la antigua civilización griega.

La cultura griega aporta al alumnado un conjunto de referencias culturales que han sido consideradas modélicas, es decir, clásicas. Es el punto de partida de todo un conjunto de valores al que conocemos como Humanismo. Favorece, además, la capacidad de análisis y de valoración crítica de la civilización europea y occidental que hunde sus raíces en la cultura griega. El protagonismo del individuo, la primacía del logos y del diálogo como instrumento del conocimiento y de la búsqueda de la verdad, las actitudes de tolerancia y respeto hacia los demás, de perseverancia en el esfuerzo por progresar y de participación en los eventos colectivos aparecen ya de una manera definida en el mundo griego antiguo.

 

La lengua es siempre transmisor privilegiado de cuantos aconteceres van tejiendo la historia de un pueblo y su manera de ver el mundo. Por eso, el estudio de la lengua griega nos acercará a un conocimiento más profundo no sólo de diversos aspectos literarios, científicos, históricos, religiosos, filosóficos, artísticos, etc., del mundo griego sino también de un conjunto de tradiciones, valores, creencias, actitudes ante la vida que configuran el modo de ser de los griegos de la Antigüedad clásica.

El estudio de esta materia contribuye a profundizar en los mecanismos de comunicación oral y escrita de las lenguas vehiculares que el alumno conozca y también de las extranjeras, por el hecho de ampliar el conocimiento de léxico y de formación de palabras del lenguaje culto (técnico, científico, literario, filosófico,...) que está formado mayoritariamente por palabras de origen griego.

Además, el conocimiento de los mecanismos lingüísticos de una lengua clásica como la griega facilita el manejo de las estructuras y funciones de su propia lengua y ayuda a entender aquellas que son propias de otras lenguas que el alumno no conoce. En definitiva, el conocimiento del griego proporciona un conjunto de capacidades lingüísticas que facilita el aprendizaje de otras lenguas. Por tratarse además de una lengua flexiva pueden observarse las semejanzas y diferencias que guarda con el euskera.

Como el aprendizaje del griego se simultanea normalmente con el del latín, resulta muy conveniente llevar a cabo actividades interdisciplinares y organizar los contenidos de ambas materias de tal forma que se eviten redundancias innecesarias.

En Griego I los contenidos serán de carácter introductorio. El alumno debe ir familiarizándose con la lengua y escritura del griego mediante la transcripción de palabras que, por su similitud fonética, ayuden a deducir significados. Se trabajarán las estructuras morfológicas y sintácticas nominales, pronominales y verbales de mayor frecuencia, reconociendo en los textos desinencias y funciones. Se estudiarán procedimientos de derivación y composición de palabras relacionadas con raíces griegas.

 

Además, se tomará contacto con el mundo griego desde su geografía e historia hasta sus formas de organización, creencias y manifestaciones literarias.

En este primer curso no parece oportuno el uso del diccionario en los ejercicios de traducción para que el alumnado se habitúe al análisis gramatical previo y consolide un léxico griego de uso frecuente, fundamentalmente mediante comparación con helenismos de su lengua. Sin embargo, es conveniente que se inicie en el manejo del mismo.

En Griego II, partiendo de los conocimientos elementales de morfosintaxis adquiridos en el curso anterior, se profundizará en estas estructuras, introduciendo mayores niveles de complejidad: conjunciones que introducen oraciones subordinadas y tiempos y modos verbales necesarios para la traducción de textos originales, atendiendo no sólo a su vertiente lingüística, sino también al comentario e interpretación de los textos traducidos. Asimismo se trabajarán, de forma más amplia, los géneros literarios a través de la lectura de fragmentos traducidos de los autores más representativos de cada uno de ellos. No se tratará sólo de adquirir unos conocimientos literarios, sino de avivar en el alumnado el gusto por la lectura, de hacerle tomar conciencia del fenómeno literario como una manifestación cultural en la que se combinan el contexto socio-político y el personal y artístico, y de mostrar así cómo Grecia fue un modelo imitado por la literatura latina y, a través de ésta, por las literaturas occidentales.

En la enseñanza de una lengua clásica como es el griego se debe fomentar de manera especial la lectura de textos originales. Para llegar a ello, hay que insistir en el aprendizaje de los paradigmas más productivos, de las estructuras básicas y del vocabulario de un índice elevado de frecuencia en la prosa clásica. El estudio de estos apartados ha de hacerse simultánea y gradualmente, no como compartimentos aislados, para que el alumno no convierta la práctica de la traducción en un ejercicio de desciframiento. Conocer la lengua es conocer su organización, el significado y posición de sus elementos, la estructura oracional, la concordancia, etc. El estudio del vocabulario se hace indispensable para la comprensión de cualquier texto, pero además facilita el dominio del vocabulario científico, filosófico y literario de la lengua propia y de las lenguas de cultura occidentales.

El aprendizaje del vocabulario demanda la práctica en la derivación y composición de palabras para, posteriormente, organizarlas por familias. La etimología es uno de los medios más eficaces para que el alumnado enriquezca el vocabulario de su propia lengua descubriendo el sentido de palabras que no utiliza, incorporando a su léxico y precisando el significado de muchas que ya emplea. La lengua griega ha conformado gran parte del lenguaje científico-técnico que hoy utilizamos. Su conocimiento, aunque sea somero, es una llave indispensable para comprender infinidad de palabras que circulan en cualquier registro culto.

Este trabajo de traducción directa se debe complementar con la lectura de buenas traducciones, seleccionadas en función del contenido que se vaya a trabajar en cada momento del curso: situación geográfica, períodos históricos más significativos, papel de la mujer en la sociedad, organización social y política, fundamentos de la democracia...

De todo lo anterior se puede deducir, para concluir, el interés de la presencia de la lengua y cultura griegas en el currículo de todos aquellos alumnos que comiencen a introducirse en el campo de la lingüística, de las ciencias sociales y de las humanidades.

OBJETIVOS

– Conocer y utilizar los aspectos morfológicos, sintácticos y léxicos de la lengua griega, iniciándose en la traducción y comentario de textos sencillos, fundamentalmente en prosa ática.

– Reflexionar sobre los elementos fundamentales que caracterizan las lenguas y sus influencias mutuas en el espacio y en el tiempo, familiarizándose con elementos de la lengua griega que ayudan a la comprensión de las mismas, entre ellas las dos de uso en el País Vasco.

 

– Conocer el léxico científico y técnico de las lenguas de uso del alumnado, infiriendo significados a partir del conocimiento del vocabulario griego.

– Introducirse en un conocimiento general de los géneros literarios griegos, distinguiendo los rasgos y características fundamentales de cada uno y comparándolos con los géneros literarios actuales.

– Aproximarse a aspectos históricos, religiosos, políticos, filosóficos, científicos... de la antigüedad griega a través no sólo de su lengua sino también de sus más variadas manifestaciones artísticas.

– Interpretar textos literarios, históricos, filosóficos, traducidos y originales o adaptados, comprendiendo su estructura y el pensamiento e ideología en ellos reflejados, y ejercitando una actitud crítica ante el mundo griego y nuestra civilización actual.

– Reconocer los principales valores establecidos por la sociedad griega que se han convertido en patrimonio universal y que son clave para entender la evolución del ser humano.

– Desarrollar el sentimiento de pertenencia a la unidad política, social y cultural que es Europa, en cuya base está el mundo griego, con actitudes de tolerancia y respeto hacia todos los pueblos del mundo.

 

GRIEGO I

CONTENIDOS

A) La lengua griega.

– H.ª de la lengua griega desde el indoeuropeo hasta el griego moderno:

– Orígenes indoeuropeos del griego.

– Variedades dialectales.

– El jónico-ático y la constitución de una koiné.

– El griego moderno.

– Evolución de la escritura hasta el alfabeto griego: micénico y chipriota.

– El alfabeto griego. Pronunciación, ortografía, acentuación y puntuación.

– Nociones básicas de fonología y fonética.

– La transcripción de palabras griegas al castellano y al euskera a través del latín.

– Morfosintaxis de la lengua griega:

– Características de una lengua flexiva y comparación con el euskera.

– Nociones básicas de morfosintaxis nominal y pronominal: declinaciones, adjetivos y pronombres (personales, posesivos, demostrativos y relativos). Casos: sincretismo.

– Nociones básicas de morfosintaxis verbal: verbo eijmiv_y sus compuestos en el tema de presente (indicativo, infinitivo y participio).

– Oposición presente/aoristo en indicativo, subjuntivo, infinitivo y participio. Voces activa y media.

– Estructura de la oración: la concordancia. La coordinación: partículas más frecuentes. La subordinación: nociones elementales. Sintaxis del participio.

B) Los textos griegos y su interpretación:

– Introducción a las técnicas de traducción y al comentario de textos: comprensión del texto; redacción de la traducción.

– Análisis morfosintáctico: funciones que desempeñan los elementos de una oración; comparación de estructuras entre el griego y las lenguas de uso del alumnado.

– Traducción e interpretación de fragmentos griegos seleccionados en prosa ática de nivel elemental.

– Lectura comprensiva de textos griegos traducidos de carácter social, histórico, cultural y mitológico.

C) El léxico griego:

– Clases de palabras. Significado léxico y gramatical.

– Formación de vocablos: prefijos y sufijos más utilizados. Procedimientos de derivación y composición.

 

– Vocabulario: aprendizaje de los vocablos de uso más frecuente en los textos seleccionados.

– Transliteración y transcripción de términos griegos.

– Etimología: pervivencia de términos científico-técnicos y literarios de origen griego en las lenguas modernas, así como de cultismos.

D) Grecia y su legado:

– Ámbito geográfico del mundo griego.

– Acontecimientos más significativos de la historia de Grecia.

– Política: la polis griega. Formas de gobierno. La ley. La justicia.

– Sociedad: la organización familiar. La educación. El papel de la mujer en la sociedad griega. La vida cotidiana.

– Religión y mitología: fiestas, cultos y juegos.

– Breve introducción a los principales géneros literarios griegos: épica, lírica, drama y prosa literaria.

PROCEDIMIENTOS

– Constatación del reflejo del alfabeto griego en el abecedario latino propio de las dos lenguas oficiales del País Vasco.

– Identificación de los fonemas griegos existentes en las dos lenguas de la Comunidad.

– Iniciación a la transcripción de términos griegos.

– Análisis y comprensión de estructuras sintácticas del griego presentes en las lenguas de uso del alumnado.

– Lectura comprensiva de obras o fragmentos traducidos.

– Iniciación al conocimiento de la estructura y organización del diccionario.

– Iniciación a las técnicas de traducción.

– Lectura comprensiva y análisis morfosintáctico de textos breves originales de dificultad mínima, fundamentalmente en prosa ática de los siglos V y IV a.C.

– Análisis de la flexión nominal y pronominal en griego y en euskera y de aquellos restos de flexión que se conservan en lengua castellana.

– Elaboración de un vocabulario básico.

– Análisis de la formación de familias de palabras en el léxico griego.

– Interpretación de posibles significados de una serie de palabras del propio idioma a partir de vocablos griegos.

– Identificación de prefijos y sufijos griegos en las lenguas modernas.

– Comprobación del origen etimológico de muchas palabras del lenguaje cotidiano a partir del vocabulario griego conocido.

– Reconocimiento de la geografía general de Grecia y de sus principales polis a través de la elaboración de mapas.

– Análisis de la historia de Grecia y comparación con nuestra historia actual, sobre todo en las formas de gobierno, y también en el modo de vida.

– Elaboración de trabajos individuales y grupales sobre la posible vigencia del pensamiento encontrado en los textos griegos en la cultura y sociedad actuales.

ACTITUDES

– Valoración de la contribución de la lengua como instrumento para la construcción del saber y la comunicación.

– Interés y respeto por la lengua griega.

– Valoración y respeto por todas las lenguas, conocidas o no, como expresión de riqueza cultural.

– Interés por la cultura y civilización griegas a través de sus manifestaciones escritas.

– Respeto ante la diferencia entre la cultura clásica y el propio pensamiento del alumnado.

– Interés por reproducir en su propia lengua el contenido de un texto escrito.

– Apreciación de la influencia de la lengua griega en las lenguas modernas conocidas por el alumnado.

– Apreciación de las manifestaciones artísticas y culturales como expresión de la idiosincrasia griega, y de su pervivencia en nuestros días.

– Valoración crítica de los avances de la técnica y de la ciencia moderna, sin olvidar sus orígenes y su transmisión histórica.

– Respeto por la historia, cultura y civilización griega como patrimonio de la humanidad, apreciando los valores que nos ha legado: tolerancia, convivencia democrática, amor al civismo, a la libertad, a la belleza, filantropía, etc.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

– Leer textos griegos breves y originales, transcribir con soltura sus términos a la lengua materna, utilizar sus diferentes signos ortográficos y de puntuación y reconocer el reflejo del alfabeto griego en el abecedario latino y en el propio de las lenguas modernas.

– Reconocer las formas nominales, pronominales y verbales más sencillas de la lengua griega y las funciones de declinaciones y conjugaciones, y apreciar su correspondencia con las lenguas de uso del alumnado.

 

– Dominar la sintaxis básica de la frase y la oración: concordancia; casos; oraciones simples; coordinación; subordinación elemental.

– Reconocer helenismos remontándolos a los términos griegos originales.

– Distinguir los prefijos y sufijos más utilizados en la derivación y composición de palabras.

– Identificar el vocabulario básico elaborado en clase e inferir el sentido de otras palabras de la misma familia en un texto a partir de dicho vocabulario, así como de otras palabras no relacionadas con este vocabulario pero partiendo del contexto.

 

– Traducir frases breves de textos originales literarios en prosa ática, sin diccionario, y a partir de un vocabulario básico elaborado en clase.

– Pasar frases sencillas de la lengua materna a la lengua griega.

– Extraer el sentido global de textos traducidos de diferentes géneros literarios, diferenciando las ideas principales de las secundarias, reconociendo la posible vigencia de sus planteamientos y de los conocimientos que aportaron al mundo de hoy.

– Situar en el tiempo y en el espacio los más importantes acontecimientos históricos de Grecia, identificando sus principales manifestaciones culturales y reconociendo su huella en nuestra civilización.

– Realizar sencillos trabajos de indagación sobre aspectos históricos y socio-culturales significativos de la civilización griega a partir de datos recogidos de distintas fuentes antiguas y modernas y plasmarlos por escrito o exponer oralmente sus conclusiones.

GRIEGO II

CONTENIDOS:

A) La lengua griega:

– Morfosintaxis nominal y pronominal.

– Repaso de los contenidos del primer curso.

– Formas irregulares y menos usuales.

– Los casos: complemento del nombre y complemento del verbo.

– Preposiciones y preverbios.

– Morfosintaxis verbal:

– Repaso de los contenidos del primer curso.

– Temas de futuro y perfecto.

– Modos verbales.

– Oposición presente/aoristo en los atemáticos más usados.

– Ampliación de la sintaxis oracional.

– Subordinación y conjunciones más frecuentes.

 

B) Los textos griegos y su interpretación:

– Profundización en las técnicas y la práctica de la traducción, atendiendo a los niveles de lengua, y del comentario de fragmentos griegos seleccionados, preferentemente en ático o koiné.

– Aprendizaje del uso del diccionario.

– Lectura total o parcial y comentario de obras literarias griegas traducidas.

C) El léxico griego:

– Ampliación del vocabulario básico estudiado en el primer curso.

– Profundización en el estudio de las etimologías griegas de las lenguas de uso o conocimiento del alumnado.

D) La literatura griega:

– La epopeya homérica.

– Aproximación al teatro griego. La tragedia. La comedia.

– Aproximación a la lírica griega: coral y monódica.

– Aproximación a la prosa literaria: historia, filosofía y oratoria.

– Temas y modelos literarios griegos y su influencia en la literatura universal.

– Lectura de textos originales o traducidos de los autores más representativos de cada género literario.

PROCEDIMIENTOS

– Análisis morfosintáctico y traducción de textos griegos sencillos en prosa ática y de temática cultural griega.

– Práctica en el manejo del diccionario.

– Ampliación del vocabulario básico adquirido en el curso anterior.

– Procedimientos de derivación etimológica de los cultismos procedentes del griego.

– Comentario de textos traducidos de autores clásicos.

– Lectura de fragmentos traducidos de las obras más representativas de los distintos géneros de la literatura griega.

ACTITUDES

– Valoración de la traducción como un instrumento de comprensión del contenido de un texto.

– Interés por descubrir, teniendo como base la lengua griega, la formación y el significado de muchas palabras de las lenguas de uso del alumnado.

– Interés y respeto hacia el pensamiento de los diferentes autores griegos.

– Valoración positiva de la literatura griega como manifestación cultural de un pueblo y su entorno socio-cultural.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

– Reconocer e identificar en textos originales griegos los elementos morfosintácticos imprescindibles para su traducción.

– Reconocer la estructura sintáctica de un texto, identificando correctamente las oraciones que en él aparecen.

– Saber manejar el diccionario, conociendo su estructura y organización.

– Traducir textos griegos sencillos, fundamentalmente en prosa ática de los siglos V y IV a.C.

– Identificar en textos griegos términos que sean origen de helenismos en las lenguas de uso del alumnado, y valorar la capacidad del alumnado para ampliar su vocabulario.

– Realizar comentarios de textos griegos de carácter literario en versión original o traducidos, analizando su posible vigencia en el mundo actual.

– Elaborar trabajos sencillos sobre aspectos integrados en los contenidos del curso, manejando fuentes de diversa índole (bibliográficas, audiovisuales, informáticas, arqueológicas, etc.) insistiendo en el interés del mundo clásico para la mejor comprensión del presente.

 

ANEXO IV

DIBUJO TÉCNICO

DIBUJO TÉCNICO I

1.– INTRODUCCIÓN

El Dibujo Técnico es un medio de expresión y comunicación indispensable, tanto en el desarrollo de procesos de investigación científica, como en la comprensión gráfica de proyectos tecnológicos cuyo último fin sea la creación y fabricación de un producto. Su función esencial en estos procesos consiste en ayudar a formalizar o visualizar lo que se está diseñando o descubriendo, y contribuye a proporcionar desde una primera concreción de posibles soluciones hasta la última fase del desarrollo, donde se presentan los resultados en planos definitivamente acabados. De este modo se encuentran definidas en el Dibujo Técnico las funciones instrumentales de análisis, investigación, expresión y comunicación en torno a los aspectos visuales de objetos. El desarrollo de capacidades vinculadas a estas funciones constituye el núcleo de las finalidades formativas que en esta etapa pueden alcanzarse con esta materia.

El Dibujo Técnico no sólo ayuda en la concreción visual, sino que también contribuye a comunicar las ideas en cualquier momento de su desarrollo, lo que resulta uno de los aspectos más relevantes de la comunicación. El dibujo, en fase de boceto previo, es un instrumento ideal para desarrollar, mediante la comunicación y confrontación de opiniones, trabajos de investigación o propuestas de diseño de todo tipo. Dicha función de comunicación, que caracteriza al Dibujo Técnico, favorece no sólo las fases de creación, sino la posterior difusión e información sobre el objeto en situación de proyecto o de fabricación, lo que hace de él un instrumento insustituible para el desarrollo de la actividad científica y tecnológica. Esta requiere que la comunicación sea objetiva, de interpretación unívoca y capaz de permitir un diálogo fluido entre proyectista, fabricante y usuario. Para ello, se establecen un conjunto de convencionalismos y normas que caracterizan el lenguaje específico del Dibujo Técnico, y que le dan su carácter objetivo, fiable y universal.

Partiendo de las anteriores consideraciones, se acotan tres grandes subconjuntos que constituyen la base sobre la que construir la disciplina: los trazados geométricos y las técnicas gráficas, que se necesitan para la representación objetiva de las formas; los trazados descriptivos y la normalización, que simplifica y universaliza la representación gráfica de los objetos; y la representación de volúmenes en los distintos sistemas, que enriquecen la comunicación de las representaciones y facilitan su interpretación. Así pues una posible programación de espacios y tiempos podría ser la siguiente:

– Dedicar un primer período al conocimiento de la Geometría Métrica, utilizando una estrategia de doble alcance: por una parte, exponer contenidos y proponer ejercicios y problemas que el alumno/a resolverá con la mayor exactitud posible, adquiriendo soltura y seguridad en la obtención de soluciones gráficas y, por otra parte, proponer tareas de aplicación de los trazados aprendidos para: solucionar problemas en los que se parte de un enunciado y se obtiene un diseño geométrico (aplicación de construcción de polígonos y curvas), analizar los movimientos que puede haber en un artesonado islámico o las transformaciones de un rosetón gótico (aplicación de tangencias y enlaces), etc.

– Posteriormente se continuará con la introducción al sistema diédrico viendo la relación entre las distintas proyecciones (vistas) de una pieza para, posteriormente, pasar a estudiar los temas de normalización en los que el alumno/a toma contacto con el mundo industrial a través del estudio de planos y de elementos mecánicos. La propuesta de tareas esta encaminada a que el alumno/a se familiarice con la representación normalizada de los diferentes elementos que componen un plano industrial.

– Finalmente, en un tercer período, se realizaran perspectivas axonometrías ortogonales y oblicuas (isométricas y caballeras). analizando sus métodos operativos y sus relaciones con las vistas de la pieza que se representa.

Podría decirse que el Dibujo Técnico es una asignatura tan teórica como práctica, y son, por lo tanto, tan importantes los conocimientos teóricos que el alumno/a debe tener como la resolución gráfica que aplica a cada uno de los trabajos prácticos que se le planteen. Por esto, todo lo anteriormente expuesto no sería suficiente si no tuviéramos en cuenta el producto final y la importancia del acabado, entendido éste como una conjunción entre el criterio estético y la normativa. Esto no sólo ayudaría a una mejor y más fácil comprensión e interpretación de los planos técnicos sino a crear también un método efectivo de trabajo, en el cual tendríamos que tener en cuenta las posibilidades que para este fin nos ofrecen las técnicas gráficas. Con ello, se potenciarían actitudes que servirían para desarrollar y consolidar una madurez personal que permita al alumno/a actuar de forma responsable y autónoma.

El Dibujo Técnico tiene la ventaja y el interés de disciplinar el pensamiento mediante la adquisición de métodos aplicados después de analizar los teoremas formulados. Así mismo la metodología aplicada en la resolución de problemas da lugar a razonamientos científicos, donde, desde un punto de vista deductivo, se pasa a otro estrictamente inductivo o experimental, y viceversa.

2.– OBJETIVOS GENERALES

Esta materia tendrá como objetivo contribuir a desarrollar en los alumnos y alumnas las siguientes capacidades:

1.– Desarrollar destrezas y habilidades que le permitan expresar con precisión, claridad y objetividad soluciones gráficas.

2.– Valorar las posibilidades del dibujo técnico como instrumento de investigación, apreciando la universalidad del lenguaje objetivo en la transmisión y comprensión de informaciones.

3.– Conocer y comprender los fundamentos básicos del dibujo técnico para aplicarlos a la interpretación de planos y para elaborar soluciones razonadas a problemas de representación técnica que surgen en el campo de la industria.

4.– Captar, analizar y comprender el espacio a través de la representación diédrica de piezas con el fin de mejorar su visión espacial.

5.– Fomentar el método y el razonamiento que aporta el dibujo técnico, como medio de transmisión de las ideas científico-técnicas.

6.– Conocer la normativa, particularidades, símbolos y convenios de representación del dibujo técnico más utilizados en la confección de planos, para utilizarlos convenientemente.

7.– Comprender y representar formas mediante croquis acotados, atendiéndose a las normas UNE e ISO.

8.– Potenciar el trazado de croquis y perspectivas a mano alzada, para alcanzar la destreza y rapidez imprescindibles en la expresión gráfica.

9.– Valorar el correcto acabado del dibujo, así como las mejoras que en la representación puedan introducir las diversas técnicas gráficas.

3.– CONTENIDOS

BLOQUE 1 – GEOMETRÍA PLANA

A) Contenidos Conceptuales:

1.– Tipos de soportes y materiales fundamentales. Lapiceros, reglas, plantillas, papeles, formatos. Cartulinas especiales.

2.– Trazados fundamentales en el plano paralelas, perpendiculares, mediatrices, etc. Ángulos: operaciones con ángulos. Arco capaz.

3.– Definición, clasificación y construcción de polígonos.

4.– Proporcionalidad y semejanza: conceptos fundamentales: Escalas.. Media geométrica o proporcional. Equivalencias.

5.– Tangencias: definición y clasificación de las tangencias atendiendo a las circunferencias y rectas de las que parten.

6.– Curvas técnicas obtenidas a partir de la aplicación de tangencias.

7.– Curvas Cónicas. Estudio gráfico y trazado básico de cónicas.

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Realización de trabajos con pautas de rotulación.

 

2.– Operaciones y construcciones con segmentos y ángulos. Utilización del compás y de la escuadra y cartabón.

3.– Construcción de polígonos regulares e irregulares.

4.– Construcción de escalas gráficas y su utilización.

5.– Construcción de curvas cónicas a partir de los ejes o puntos singulares.

6.– Realización de problemas de tangencias y enlaces tipo entre circunferencias, circunferencia y rectas o entre rectas.

7.– Diseño de objetos de escasa complejidad en los que intervengan los problemas de tangencias y enlaces.

 

8.– Resolución se problemas en los se vaya pasando de una figura a otra de tal forma que se potencie la capacidad de deducción de los alumnos/as.

9.– Realización de ejercicios de composición utilizando las figuras geométricas estudiadas.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Comportamiento adecuado en la utilización de los útiles de dibujo técnico.

2.– Pulcritud en la realización del trabajo final que se valorará a lo largo del curso.

3.– Cumplimiento de las instrucciones precisas.

4.– Atención a las proporciones de lo representado.

 

5.– Rigor en la utilización de escalas.

6.– Valoración del resultado obtenido en la ejecución de tangencias y enlaces.

7.– Adoptar una actitud creativa en el diseño de soluciones a los problemas planteados.

BLOQUE 2 – SISTEMAS DE REPRESENTACIÓN

Y NORMALIZACIÓN

A) Contenidos Conceptuales:

1.– Fundamentos y finalidad de los sistemas de representación y de la normalización.

2.– Sistema diédrico: punto, recta, segmento, plano y superficies cerradas. Obtención de las vistas de sólidos y/o de piezas.

3.– La normalización como factor que favorece el carácter universal del lenguaje gráfico: la croquización. Normas ISO, DIN, UNE.

4.– Principales aspectos que la norma impone en el dibujo técnico para la correcta representación de una pieza (vistas, cortes, secciones, representaciones especiales, etc.).

5.– La acotación. Normas generales. Tipos de cotas.

6.– Elementos de sujeción. Normas generales. Representación simplificada.

7.– Representación de conjuntos sencillos.

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Representación del punto, recta y plano en el sistema diédrico.

2.– Representación de un objeto en el sistema diédrico: obtención de las vistas necesarias para la correcta definición del objeto.

3.– Realización de croquis acotándolos.

4.– Representación de piezas recurriendo al mínimo número de vistas de forma que quede totalmente definida.

5.– Realización de cortes, secciones y roturas.

6.– Representación de elementos de sujeción.

7.– Realización de pequeños conjuntos y su despiece.

8.– Representación simplificada de piezas.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Pulcritud en la realización de las distintas representaciones en el sistema diédrico.

2.– Búsqueda e interés por la representación más adecuada.

3.– Cumplimiento de la normativa en la representación de planos técnicos, especialmente en acotación, cortes, secciones y roturas.

4.– Utilización de la normativa para la correcta presentación e interpretación de planos.

BLOQUE 3 - SISTEMAS DE REPRESENTACIÓN

EN PERSPECTIVA

A) Contenidos Conceptuales:.

1.– Axonometría:

– Proyección Isométrica: Planos, ejes, reducciones.

– Proyección Isométrica de figuras planas. Polígonos, circunferencia.

– Proyección Isométrica de piezas o volúmenes sencillos

2.– Perspectiva caballera:

– Planos, ejes, coeficientes de reducción, representación de figuras planas y de volúmenes.

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Dibujo de cuerpos prismáticos y de revolución, por separado o en combinación unos con otros principalmente en perspectiva isométrica.

2.– Realización de la perspectiva isométrica de una pieza mecánica con el correspondiente acotado.

3.– Realización de perspectivas caballera de objetos o piezas sencillas.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Pulcritud y exactitud en la realización de las distintas representaciones en los diferentes sistemas de representación.

2.– Mostrar una actitud de búsqueda e interés por la representación más adecuada.

3.– Mantener una actitud para la presentación de las perspectivas de acuerdo con la normativa preestablecida.

4.– CRITERIOS DE EVALUACIÓN

1.– Conocer los distintos materiales y técnicas de dibujo así como normas básicas de presentación a fin de su posterior utilización.

Se pretende que el alumno/a tenga conocimientos sobre el material de dibujo que va a utilizar para que, con una buena utilización y unas normas básicas para la presentación de trabajos finales, consiga dar un buen acabado a sus trabajos además de ver su importancia en la asignatura.

2.– Resolver problemas de configuración de formas poligonales con la aplicación de recursos de transformaciones geométricas sobre el plano.

Se pretende valorar si se ha comprendido la naturaleza y el alcance de las transformaciones en el plano, realizando formas dadas a partir de un enunciado, introduciendo modificaciones y creando formas inéditas partiendo de una figura para llegar a otras..

3.– Diseñar objetos de uso común en los que intervengan problemas de tangencias entre circunferencias, arcos y rectas indistintamente.

Se intenta valorar si los alumnos y alumnas utilizan con fundamento la teoría básica sobre tangencias, siendo capaces de representar formas concretas en las que se dan problemas del tipo mencionado, logrando un nivel aceptable en la resolución de los enlaces y en la calidad del acabado.

4.– Aplicar las tangencias a la realización de curvas técnicas mediante procedimientos geométricos o con ayuda de instrumentos adecuados de trazado: plantillas.

Con este criterio se trata de valorar el nivel de destreza alcanzado en el manejo del material específico para los trazados a la hora de configurar curvas de apariencia compleja.

5.– Obtener la definición gráfica de una cónica a partir del conocimiento de sus ejes.

Con este criterio se trata de valorar la capacidad para configurar gráficamente una cónica, tanto por la comprensión que de la misma se haya adquirido, como por la destreza lograda en el uso de los instrumentos específicos para configurarla.

6.– Construir escalas y utilizarlas en la ejecución de ejercicios concretos y en la lectura e interpretación de medidas reales sobre planos ya dibujados.

Se trata de valorar en qué medida se ha comprendido el fundamento de las escalas, sobre todo en la aplicación a la configuración de sus propios dibujos resueltos a distinto tamaño de la realidad, y a la comprensión de los planos técnicos.

7.– Realizar el croquis acotado de objetos comunes y sencillos, ajustándose a normas UNE o ISO.

Con este criterio se trata de comprobar si el alumno o alumna es capaz de manejar la obtención de las vistas de una pieza. Los alumnos/as deberán ser capaces de resolver ejercicios de obtener vistas de objetos sencillos de uso cotidiano incluyendo los cortes, secciones así como colocar las cotas necesarias para la comprensión del objeto representado.

8.– Aplicar la normalización para la representación de los planos técnicos necesarios para describir y poder fabricar objetos con caras oblicuas a los planos de proyección.

Se trata de valorar el nivel alcanzado en el conocimiento del sistema diédrico aplicado intencionadamente a la normalización, referida a las cuestiones esenciales sobre acotación, cortes, roturas, etc. En este caso resulta imprescindible recurrir a objetos reales.

9.– A partir de su representación diédrica, desarrollar y construir la perspectiva de un objeto o pieza (poliédrico o de revolución). A esta pieza se le podrá practicar un corte, paralelo o no a los planos del sistema, que permita una mejor interpretación del mismo.

Se pretende valorar la capacidad de comprensión del espacio y el análisis de la forma. El criterio incorpora una cierta destreza necesaria para la materialización visual del sólido.

10.– Analizar el montaje de objetos compuestos de escasa dificultad, utilizando para ello el sistema isométrico y las nociones sobre acotación ajustadas a este sistema.

Se propone este criterio como medio para medir el nivel del alumno/a en cuanto al conocimiento del sistema, y ello en la doble vertiente, tanto de expresión como de comprensión. El uso de la perspectiva en estos montajes se hace siguiendo el conocido efecto de "explosión", en el que los componentes se mantienen relacionados axialmente, aunque lo suficientemente separados como para que la representación de uno no entorpezca la lectura del otro.

DIBUJO TÉCNICO II

1.– INTRODUCCIÓN

Para que los alumnos/as alcancen la capacitación necesaria que les permitan afrontar campos de conocimiento más específicos en estudios superiores se encuadra esta materia, Dibujo Técnico II, que se concibe como ampliación y profundización de unos contenidos ya expuestos en el primer curso de bachillerato en la asignatura de Dibujo Técnico I. Esta ampliación de conocimientos es fundamental respecto al campo cognoscitivo espacial del alumno/a y posibilita la interpretación científica y técnica de las representaciones de objetos, cuya finalidad es dotar al alumnado de capacidades para un óptimo desarrollo en el campo técnico y del diseño industrial en estudios de grado superior.

 

Por un lado la ampliación y profundización en el estudio de los sistemas de representación permiten al alumnado alcanzar dos estructuras referenciales relevantes:

– Unos conceptos geométricos que le posibilitan un mayor grado de percepción y razonamiento visual y espacial.

– La elaboración y planificación de tareas propias del campo industrial, con espíritu de análisis y valoración científica.

Por otro lado la ampliación profundización en el estudio de la normalización permiten al alumno/a emplear el lenguaje universal utilizado en el campo técnico.

Esta materia proporciona la posibilidad de entender y utilizar los diferentes lenguajes técnicos de representación, y capacita al alumnado para leer y relacionar las diferentes piezas y objetos representados en un plano. Así mismo trata de asentar las claves geométricas, de normalización y de representación que permitan al alumnado la comprensión y realización de las tareas propias de esta asignatura, sirviendo, al mismo tiempo, de nexo de unión con otras materias como las matemáticas, la tecnología, la física, etc. Sus contenidos deben ayudar al alumnado potenciando su curiosidad hacia el sentido investigador y científico de las formas, y sirviéndole como instrumento creador para formalizar sus proyectos.

La gran aportación al dibujo técnico, que lo ha definido, tal y como hoy lo conocemos, ha sido la normalización. Podemos definirla como "el conjunto de reglas y preceptos aplicables al diseño y fabricación de ciertos productos". Si bien, ya las civilizaciones caldea y egipcia utilizaron este concepto para la fabricación de ladrillos y piedras, sometidos a unas dimensiones preestablecidas, es a finales del siglo XIX en plena Revolución Industrial, cuando se empezó a aplicar el concepto de norma, en la representación de planos y la fabricación de piezas. Pero fue durante la 1.ª Guerra Mundial, ante la necesidad de abastecer a los ejércitos, y reparar los armamentos, cuando la normalización adquiere su impulso definitivo, con la creación en Alemania en 1917, del Comité Alemán de Normalización (DIN).

 

Los contenidos propuestos para esta asignatura de Dibujo Técnico II se pueden repartir en cuatro grandes subconjuntos que conformarán esta disciplina: los trazados geométricos, la geometría descriptiva, la representación de volúmenes en los distintos sistemas, y la normalización que simplifica y universaliza la representación gráfica de los objetos enriqueciendo la comunicación de las representaciones y facilitando su interpretación. A partir de aquí una posible programación de espacios y tiempos, al igual que se propone en el Dibujo Técnico I, podría ser la siguiente:

 

– Dedicar un primer período a profundizar en el conocimiento de la Geometría Métrica, utilizando una estrategia de doble alcance: por una parte utilizar los conocimientos adquiridos en el curso anterior y, por otra parte, proponer tareas de aplicación de los trazados aprendidos en este curso solucionando problemas complejos de tangencias, de realización de curvas, etc. En este primer periodo se continuará con el desarrollo del sistema diédrico en su totalidad, enfocándolo hacia la resolución de problemas prácticos de desarrollos, secciones y transformadas.

– En un segundo periodo se realizarán perspectivas axonométricas (ortogonales, oblicuas) y cónicas analizando sus métodos operativos y sus relaciones con las vistas de la pieza que se representa.

– Finalmente, en un tercer período, se ampliará y se profundizará en el desarrollo de la normalización a través del estudio de conjuntos mecánicos en los que haya que manejar toda la terminología especifica de esta materia: calidades, tolerancias, acotación , representación, etc.

2.– OBJETIVOS GENERALES

El desarrollo de esta materia ha de contribuir a que el alumnado adquiera las siguientes capacidades:

1.– Explicar las diferentes particularidades de una representación geométrica, utilizando las terminologías, tanto verbales como gráficas, más adecuadas.

2.– Conocer y comprender los fundamentos del Dibujo Técnico para aplicarlos a la lectura e interpretación de los planos y los diseños de los productos industriales, ateniéndose a la normativa existente, y para elaborar soluciones razonadas ante problemas que surjan en el campo de la técnica tanto en el plano, como en el espacio.

3.– Valorar la normalización como el convencionalismo idóneo para simplificar, no sólo en la producción, sino también la comunicación, dándole a ésta un carácter universal.

4.– Aplicar la Normalización del Dibujo Técnico en la representación gráfica y acotación de una pieza, para que esta pueda ser leída por un técnico sin que de lugar a dudas su posterior construcción

5.– Conocer cómo interfieren los procesos de fabricación y de verificación en la representación gráfica y acotación de una pieza.

6.– Fomentar el método y el razonamiento en el dibujo, como medio de transmisión de las ideas científico-técnicas.

7.– Relacionar el espacio con el plano, comprendiendo la necesidad de interpretar el volumen en el plano, mediante los sistemas de representación.

8.– Conocer los diferentes sistemas de representación y técnicas de expresión, a partir del análisis de las conveniencias y aportaciones de cada uno de ellos al mundo de la industria y del diseño.

9.– Relacionar, situar e interpretar los diferentes sistemas de representación técnicos como un lenguaje gráfico, que permita entender y solucionar problemas relacionados con la realidad social e industrial.

10.– Demostrar la capacidad de elección de los procedimientos gráficos más adecuados para la definición de tareas específicas.

11.– Mostrar una actitud abierta y consciente ante cualquier manifestación gráfica y valorar los sistemas de representación técnico y la normalización como instrumentos para la comprensión de la realidad y como elemento motivador de proyectos técnicos.

3.– CONTENIDOS

BLOQUE 1 - GEOMETRÍA PROYECTIVA.

CURVAS PLANAS

A) Contenidos Conceptuales:

1.– Nociones generales de geometría proyectiva:

– Generalidades.

– Proyectividad entre formas de primera categoría: homografía, involución.

– Polaridad plana, definiciones y propiedades.

– Homología plana y afinidad.

– Potencia. Inversión.

2.– Curvas:

– Curvas cíclicas.

– Cicloide. Epicicloide. Hipocicloide.

– Envolvente de la circunferencia.

– Curvas cónicas. Tangencias e intersecciones con una recta

– Tangencias. Tangencias, como aplicación de los conceptos de potencia e inversión.

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Planteamiento y realización de ejercicios de proyectividad.

2.– Aplicación de la proyectividad a objetos sencillos.

3.– Construcción de las curvas estudiadas.

4.– Diseño de objetos en los que aparezcan las curvas estudiadas y en los que haya que aplicar resolución a problemas de tangencias.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Pulcritud del trabajo final que se valorará a lo largo del curso.

2.– Creatividad en la utilización de los distintos elementos.

3.– Búsqueda e interés por las formas representadas.

 

BLOQUE 2 - AMPLIACIÓN DE LOS SISTEMAS
DIÉDRICO Y AXONOMÉTRICO ORTOGONAL
Y OBLICUO

A) Contenidos Conceptuales:

1.– Sistema diédrico.

– Paralelismo y perpendicularidad. Intersecciones y distancias. Intersección con rectas y planos. Abatimiento, giro y cambio de plano.

– Verdaderas magnitudes.

– Representación de superficies poliédricas y de revolución. Representación de los poliedros regulares.

– Secciones desarrollos y transformadas..

– Aplicación de sombras.

– Cambios del sistema diédrico a otros sistemas de representación.

2.– Sistemas axonométrico ortogonal y oblicuo:

– Fundamentos, principios, leyes y normas que los rigen. Coeficientes de reducción.

– Intersección con rectas y planos. Secciones. Verdaderas magnitudes Representación de figuras poliédricas y de revolución.

– Las sombras en las axonometrías generadoras del espacio y la concreción física y estética de los cuerpos.

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Realización de intersecciones de planos, perpendicularidad entre recta y plano y entre plano y plano, verdadera magnitud, abatimientos, giros, cambios de planos.

2.– Representación de un objeto en el sistema diédrico.

3.– Ejercicios de intersecciones de sólidos regulares e irregulares.

4.– Ejercicios de desarrollo de superficies de diferentes elementos. Obtención de la transformada

5.– Sombras aplicadas a objetos diseñados por el alumno en los diferentes sistemas de representación.

6.– Representación de un objeto en el sistema axonométrico.

7.– Realización de ejercicios de acotación en axonometría.

8.– Realización de perspectivas explosionadas en axonometría.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Pulcritud y exactitud en la representación de los diferentes ejercicios.

2.– Mantener una actitud para la presentación de los diferentes sistemas de acuerdo con la normativa.

3.– Búsqueda e interés por la presentación más adecuada.

BLOQUE 3 – PERSPECTIVA CÓNICA

A) Contenidos Conceptuales:

1.– Sistema cónico, instrumento gráfico de perspectiva ideal.

2.– Diferentes tipos de perspectiva cónica.

3.– Métodos y criterios operativos para obtener la perspectiva cónica:

– El observador.

– Puntos de fuga.

– Puntos métricos.

4.– Sombras en el sistema cónico como generadores del espacio:

– Diferentes tipos de luz.

– Diferentes tipos de sombras.

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Representar sólidos en el sistema cónico.

2.– Utilización de las sombras para la valoración de los objetos y de los espacios.

3.– Representación de un mismo objeto utilizando distintos sistemas de representación.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Pulcritud y exactitud en la realización de las distintas representaciones en los diferentes sistemas de representación.

2.– Búsqueda e interés por la representación más adecuada.

3.– Mantener una actitud para la presentación de las perspectivas de acuerdo con la metodología preestablecida.

BLOQUE 4 - NORMALIZACIÓN.

A) Contenidos Conceptuales:

1.– Ampliación de acotación. Normas generales. Tipos de cotas.

– Acotación funcional.

– Acotación para la fabricación.

2.– Tipos y calidades superficiales. Normas a aplicar.

3.– Conjuntos mecánicos. Tolerancias.

– Dimensionales.

– Geométricas.

– De posición.

4.– Elementos de sujeción. Normas generales. Representación simplificada.

5.– Elementos mecánicos. Tipos. Normas generales. Representación y acotación.

B) Contenidos Procedimentales:

1.– Realización de croquis y vistas de la pieza con la correspondiente acotación prestando atención a su futura construcción y funcionamiento.

2.– Realización de cortes, secciones y roturas.

3.– Representación de elementos de sujeción y de elementos mecánicos.

4.– Representación de conjuntos mecánicos (plano de conjunto y plano de despiece).

5.– Manejo de instrumentos de medida.

C) Contenidos Actitudinales:

1.– Interés por la representación más adecuada.

2.– Cumplimiento de la normativa en los distintos tipos de representación de planos, especialmente en acotación, cortes, secciones y roturas.

3.– Utilización de la normativa para la correcta presentación e interpretación de planos.

 

 

4.– CRITERIOS DE EVALUACIÓN

1.– Aplicar los conocimientos sobre el uso de la proyectividad en las transformaciones geométricas planas, bien sean poligonales o curvas.

A través de este criterio se pretende valorar si el alumno la alumna es capaz de usar en sus representaciones gráficas: homologías y afinidades, no sólo en la resolución de problemas de esta índole, sino también en su aplicación para el desarrollo de diseños de su propia creación.

2.– Diseñar formas planas y volumétricas en las que sea preciso resolver problemas de curvas cónicas y de tangencias.

Con este criterio se pretende evaluar si la alumna o el alumno conocen los trazados y fundamentos necesarios para realizar, no sólo la reproducción de curvas, si no la creación de nuevas formas a través de la incorporación de estos conocimientos al ámbito del diseño.

3.– Dibujar en el sistema diédrico ortogonal las proyecciones más adecuadas de superficies (poliédricas , radiadas y de revolución) con secciones, cortes y roturas oportunas, en función de la mejor definición y solución del problema planteado.

El uso de este criterio permite evaluar los niveles alcanzados por el alumno o la alumna en la comprensión de las diferentes superficies (piezas) y la valoración de las dificultades que se generan a dos niveles: la resolución de problemas conceptuales y gráficos.

4.– Aplicar los conocimientos sobre superficies para obtener un desarrollo y transformada (línea que marca el corte o intersección de una superficie con otra).

 

Se pretende comprobar si el alumno o la alumna es capaz de distinguir entre los diferentes tipos de superficies que interseccionan entre sí, de calcular su desarrollo y de poder pasar de la representación en 2D a la realización en 3D de las superficies dibujadas.

5.– Representar en el sistema cónico objetos del entorno cotidiano, que estén configurados por superficies de antemano conocidas, usando diferentes puntos de luz para optimizar sus representaciones gráfico-plásticas.

 

Se pretende con este criterio comprobar si el alumno o la alumna es capaz de manejar los diferentes casos del sistema cónico, tanto a nivel de análisis como de usuario, aplicando los conocimientos de luces y sombras en propuestas concretas, así como en creaciones suyas enmarcadas en el campo artístico o del diseño.

6.– Utilizar los sistemas de representación, valorando en cada situación el más propio y resolutivo, pudiendo representar en un sistema piezas y objetos previamente conocidos en otro sistema.

 

Con este criterio se trata de comprobar si el alumno o la alumna es capaz de lograr representaciones de un objeto o problema, previamente conocido diseñado por él, en el sistema de representación más eficaz, dependiendo del espectador al que supuestamente va dirigido. Por otra parte se pretende evaluar la capacidad de análisis y destrezas, no sólo para poder expresarse en uno u otro sistema sino también para poder interpretarlo en los demás sistemas, una vez conocida la representación de un elemento en un sistema dado.

7.– Aplicar la normalización para la representación de los planos técnicos de forma que las piezas queden totalmente definidas y su posterior fabricación no ofrezca ninguna duda.

Con este criterio se quiere valorar el nivel alcanzado por los alumnos y las alumnas en el conocimiento aplicado de la obtención de las vistas de una pieza y de la normalización empleada, referida este última a cuestiones sobre elección de las vistas, acotación, cortes, secciones, calidades, tolerancias, elementos mecánicos y representación de conjuntos que aparecen en los planos técnicos.

8.– Analizar el montaje de conjuntos mecánicos , utilizando para ello el sistema isométrico y la normalización analizando el sistema de acotación empleado.

Se propone este criterio como medio para medir el nivel del alumno y la alumna en cuanto al conocimiento del sistema y la normalización, y ello en la doble vertiente, tanto de expresión como de comprensión. El uso de la perspectiva en estos montajes se hace siguiendo el conocido efecto de "explosión", en el que los componentes se mantienen relacionados axialmente, aunque lo suficientemente separados como para que la representación de uno no entorpezca la lectura del otro.

ANEXO V

HISTORIA DE LA MÚSICA

1.– INTRODUCCIÓN

Los alumnos y alumnas de Bachillerato han tenido ya la ocasión de conocer a lo largo de la enseñanza obligatoria los aspectos básicos del Lenguaje Musical; han escuchado y analizado música de diferentes épocas y estilos, han participado en coros y han interpretado música vocal e instrumental en pequeños grupos.

Por ello en este 2.º curso de Bachillerato, la edad y el nivel de conocimientos de los alumnos y alumnas requiere un conocimiento más sistemático de la música que haga referencia a su evolución y a los distintos contextos sociales y culturales en que se ha producido, interpretado y escuchado.

El objetivo es aportar a los alumnos y alumnas conocimientos que les permitan conocer la Historia de la Música a través:

– de la profundización en aspectos históricos y sociológicos de distintas épocas de la historia de la música ;

– de la realización de trabajos de investigación en torno al hecho musical

– una actitud crítica y abierta ante la creación y el consumo de música en la sociedad actual

 

No se debe olvidar la parte práctica en un proceso de enseñanza-aprendizaje musical por ello proponemos unos contenidos de procedimientos que contribuirán a que no se caiga en una historia sólo teórica de fechas y nombres, sino que se propone la asistencia a conciertos en directo y la escucha de música grabada para realizar una valoración crítica sobre lo escuchado, estudio del compositor y su obra, análisis formal de la misma y el contexto social y cultural en que se ha producido. Se debe practicar la lectura de partituras de escritura tradicional y contemporánea. De esta manera la Historia de la Música contribuirá a cumplir los objetivos propuestos.

Los puntos de conexión con otras materias del currículo son numerosos y no sólo por su aportación cultural, sino porque su planteamiento didáctico y algunos de los objetivos y contenidos que pretende desarrollar permiten un acercamiento interdisciplinar a otros hechos culturales, sociales y artísticos, mediante la relación entre música y otros ámbitos formativos.

Los bloques que se plantean en esta materia de Bachillerato no están aislados sino que se pueden interrelacionar, organizar cronológicamente o estructurarse a partir de conceptos básicos.

2.– OBJETIVOS

1.– Reflexionar sobre las manifestaciones musicales como hechos que ayudan a la integración en el entorno socio-cultural, favorece las relaciones interpersonales y posibilita el desarrollo de la sensibilidad y la creatividad.

2.– Analizar obras musicales, mediante la audición y partitura musical, atendiendo a aspectos formales y estilísticos.

3.– Conocer la utilización de los parámetros musicales en las creaciones e interpretaciones de la música vocal e instrumental de diferentes épocas..

4.– Utilizar los medios audiovisuales y de comunicación, valorando las posibilidades expresivas de los mismos y también su papel como fuente de información y conocimiento..

5.– Conocer compositores, intérpretes, estilos y obras musicales de Euskal-Herria como forma de expresión de la cultura propia.

6.– Conocer compositores, intérpretes y obras musicales del patrimonio musical universal, incluida la música de la cultura europea y no europea.

7.– Analizar el uso de la música en la sociedad de consumo y su presencia en los medios de comunicación, valorando su incidencia en las actitudes y comportamientos de las personas.

8.– Conocer el léxico adecuado para el análisis de los elementos musicales de partituras, medios audiovisuales y otros recursos gráficos.

3.– CONTENIDOS

A) Contenidos Conceptuales

BLOQUE 1 - MÚSICA Y TEATRO

1.1.– Lugar de representación, público y espectáculo

1.2.– La ópera como fenómeno social. Origen y evolución.

1.3.– Música y teatro: géneros

1.4.– Danza y ballet. Origen y evolución.

BLOQUE 2- MÚSICA INSTRUMENTAL

2.1.– Evolución y función de la música instrumental

2.2.– Organología de los instrumentos

2.3.– Diferentes agrupaciones instrumentales a lo largo de su historia.

2.4.– Formas instrumentales del Renacimiento hasta la actualidad

2.5.– Dirección orquestal: principales escuelas y directores más relevantes.

BLOQUE 3 - MÚSICA VOCAL

3.1.– Música religiosa y música profana en la E. Media y Renacimiento

3.2.– Formas vocales del Barroco y del Clasicismo

 

3.3.– La canción y el lied romántico, música coral en el Romanticismo

3.4.– Música vocal del siglo XX: impresionismo, expresionismo, nacionalismo y vanguardias.

BLOQUE 4 - MÚSICA CONTEMPORÁNEA

4.1.– Vanguardias históricas y lenguajes actuales.

4.2.– Nuevos géneros musicales en el siglo XX. Recursos compositivos y expresivos.

4.3.– Música en el cine. Bandas sonoras. Compositores

4.4.– Sonido grabado e incidencia en la música.

4.5.– Música y nuevas tecnologías: creación, edición, comercialización, medios de difusión de la música.

BLOQUE 5 - MÚSICA Y CULTURA

5.1.– Repercusión del hecho musical en la cultura europea y en otras culturas no occidentales a lo largo de la historia.

5.2.– Música popular en el siglo XX: influencia y repercusión en la sociedad actual.

5.3.– Música y publicidad.

B) Contenidos Procedimentales

Procedimientos para Música y teatro

1.– Análisis comparado de textos escritos que hagan referencia a la repercusión social del espectáculo de la ópera en diferentes épocas y su relación con el entorno social y cultural del momento.

2.– Audición y análisis de las partes de una ópera y relación entre texto y música.

3.– Utilizar la terminología adecuada en el análisis de una ópera escuchada haciendo referencia a la interpretación y a las características del texto escrito y musical.

Procedimientos para Música vocal y Música instrumental

1.1.– Identificación mediante audiciones del entorno social y cultural de la obra en cuanto a:

– Características musicales del periodo a que pertenece.

– Situación de la obra musical en las coordenadas espacio-temporales.

– El compositor y su obra.

– Otras manifestaciones artísticas de la época.

2.– Análisis de los elementos formales y expresivos de obras musicales.

3.– Elaboración de trabajos monográficos a partir de la audición de un fragmento u obra musical.

4.– Identificación de semejanzas e influencias entre diferentes estilos de música occidental vocal e instrumental.

5.– Asistencia a conciertos en directo y realizar posteriormente un análisis comparado con otras interpretaciones.

Procedimientos para Música Contemporánea

1.– Identificación en grabaciones y partituras de los parámetros tradicionales de la música (melodía, ritmo, forma, timbre, textura) en composiciones e interpretaciones de música contemporánea.

2.– Análisis de bandas sonoras de películas y relación con el tema de la misma.

3.– Análisis del uso y del consumo que se hace de la música en distintos soportes sonoros e informáticos.

 

Procedimientos para Música y Cultura

1.– Uso de la terminología adecuada en el análisis y comentarios de los textos utilizados.

2.– Identificación de los componentes culturales que inciden en el hecho musical y de los componentes del hecho musical que influyen en una cultura.

3.– Investigación de los contextos sociales y culturales en que se crea y se interpreta la obra musical.

4.– Audición y análisis de músicas de culturas no europeas.

C) Actitudes , valores y normas

1.– Actitud de respeto ante el hecho musical, grabado y en directo, para el mejor acercamiento a la música.

2.– Valoración del papel de las distintas manifestaciones musicales y culturales de culturas no occidentales, valorándolo como una forma propia de expresión.

3.– Hábito de asistencia a actividades musicales en directo.

4.– Valoración del papel del interprete en la recreación y difusión musical.

5.– Valoración del conocimiento de la música en su contexto sociocultural.

6.– Actitud crítica ante la variedad de actividades musicales y conciencia del relativismo de los valores musicales aceptados como más importantes.

4.– CRITERIOS DE EVALUACIÓN

1.– Analizar los usos y las funciones sociales de la música en la vida cotidiana, apreciando los efectos que produce en el individuo y en la sociedad.

Este criterio pretende evaluar el conocimiento que los alumnos y alumnas tienen acerca del uso y de la función que la música desempeña en nuestra sociedad, considerando diversas variables: sus afectos, sentimientos, situación de trabajo, ocio, lugar de difusión y sus conocimientos musicales.

2.– Analizar de forma oral y escrita obras y / o fragmentos musicales, empleando la terminología adecuada en el análisis de fuentes documentales musicales y escritas.

Este criterio pretende evaluar el uso oral y escrito que hace el alumnado del lenguaje musical, identificando los elementos más significativos de una obra musical.

3.– Establecer relaciones entre obras (partitura y / o audición) que pertenezcan a diferentes periodos históricos estableciendo el contexto socio cultural en el que se compusieron y sus características formales y expresivas.

Este criterio pretende evaluar la capacidad de análisis del alumno para distinguir la época de una determinada obra y su situación dentro de un contexto cultural aplicando conocimientos de otras disciplinas (literatura, historia, artes plásticas...)

 

4.– Describir algunos de los aspectos más relevantes del proceso de producción musical (conciertos, grabación, comercialización y difusión), considerando la participación de los distintos profesionales y valorando el resultado final.

Este criterio pretende evaluar el conocimiento que el alumnado tiene del proceso de cualquier producción musical. El alumnado debe tener presente que la elaboración de un disco o de un programa de televisión requiere una organización en la que intervienen diversas instituciones y personas cualificadas.

5.– Analizar algunas obras significativas del Patrimonio Musical de Euskal Herria describiendo sus características y repercusiones en la vida social y cultural.

Este criterio quiere evaluar el conocimiento que el alumnado tiene de los aspectos musicales más significativos de Euskal Herria realizando un trabajo monográfico de un aspecto cultural en el que la música tenga una parte importante.

 

6.– Analizar de qué manera los medios de comunicación utilizan la música, valorando su influencia positiva y negativa en las "modas" y en los comportamientos sociales.

Con este criterio se pretende valorar el conocimiento que los alumnos tienen de los efectos que produce la música en la sociedad en general y en los jóvenes en particular dependiendo del uso que se haga de ella.

7.– Analizar en una obra o fragmento musical del siglo XX el tratamiento que se da a los distintos parámetros musicales y el estilo musical al que pertenece, utilizando la terminología adecuada.

Con este criterio se quiere valorar el conocimiento que el alumnado tiene de los recursos compositivos tanto formales como expresivos utilizados a lo largo del siglo XX y de los precursores de los cambios verificándolo en una partitura y / o en una audición.

 

8.– Identificar las características musicales y sociales de distintas expresiones musicales, vocales e instrumentales, que se producen en nuestro entorno y en otras culturas .

Con este criterio se quiere evaluar la capacidad del alumnado para diferenciar las características de las diferentes expresiones musicales tanto de su entorno como de otras culturas manteniendo una actitud de respeto ante las mismas y eliminando prejuicios y comportamientos de menosprecio.

9.– Analizar alguna obra del Patrimonio Musical Universal, describiendo sus características y repercusiones en la vida social y cultural del entorno.

Este criterio quiere evaluar el conocimiento que el alumnado tiene de los aspectos musicales más significativos de la música universal, realizando un trabajo monográfico de un aspecto cultural en el que la música tenga una parte importante.

 


Materias:

  • BACHILLERATO; PLANES DE ESTUDIOS

Referencias Anteriores:

  • Modifica DECRETO 199700180 de 22/07/1997 publicada con fecha 29/08/1997

Referencias Posteriores:

  • Anulada parcialmente por EDICTO de 31/05/2004 publicado con fecha 27/07/2004